Aunque cueste de creer, Momodora: Reverie Under The Moonlight es la cuarta entrega de la serie Momodora del estudio brasileño Bombservice, formado por tres personas. Quizá se deba a que las dos primeras entregas, aparecieron en la desconocida plataforma de juegos indies para PC itch.io, y la tercera sólo en Steam, pero es con esta cuarta entrega y su lanzamiento en Steam y consolas cuando esta saga ha empezado a sonar con fuerza en el panorama indie videojueguil.

Y es que no es para menos, esta cuarta entrega de Momodora es un juego que, a pesar de su especial estética, tiene unas bases muy bien asentadas, haciendo de su estructura, el combate, y el control sus puntos fuertes. Momodora nos pondrá en un juego de aventura y acción en dos dimensiones con un fuerte componente de backtracking, o lo que mal llamamos comúnmente, un metroidvania. Y no uno cualquiera, sino uno bien pensado, bien diseñado y bien ejecutado, no demasiado enrevesado para que no nos sintamos cruzando el mapa de cabo a rabo constantemente por capricho del desarrollador.

Una vez tenemos un buen diseño de niveles, con coherencia y un backtracking satisfactorio, nos encontraremos con la siguiente virtud del título: su combate y control, ambos perfectamente ligados. El combate es exigente, no vamos a decir que esto sea un Souls, pero si es cierto que debemos medir muy bien las distancias, calcular el momento adecuado de golpear y el de rodar para esquivar, y tener un timing bastante perfecto para salir adelante de algún aprieto. Y aquí es donde entra en juego el control, preciso como un reloj suizo. El control responde a la precisión y está diseñado para ser totalmente justo con el jugador, si nos vemos en un problema con algún enemigo será porque nosotros estamos siendo torpes, no porque el control no responda como necesitamos. La mecánica a dominar el rodar para esquivar, durante este movimiento, seremos invulnerables y además podremos atravesar enemigos para ganar su espalda, por consiguiente hay que dominar el timing de la acción para saber cuándo rodar con garantías de no quedarnos cortos varios frames atrás y recibir daño. Completa este apartado un doble salto más estratégico que de altura, un golpe estándar con nuestra arma que podremos encadenar en combos básicos, y un ataque a distancia con arco y flecha que se puede cargar para lanzar tres flechas a la vez con algo más de potencia.

Argumentalmente, Momodora: Reverie Under The Moonlight tiene una historia simple, pero curiosamente narrada. Seremos Kaho, una sacerdotisa del pueblo de Lun que busca una audiencia con la Reina de Karst, quien con certeza podrá acabar con la maldición que asola a estas tierras. Simple y efectivo, no demasiado original, pero al menos veremos como la historia se va contando no a través de un narrador o a través de los eventos que veamos en pantalla, sino a través de los escenarios, su ambientación, música, los muchos npcs que nos iremos encontrando, todo nos irá creando una idea general del panorama que tenemos frente a nosotros.

Aunque el juego es básicamente un plataformas de acción, no está exento de pequeños puzles para seguir avanzando, como superar alguna barrera invisible o pulsar un interruptor a distancia con nuestras flechas, nada demasiado complicado, pero que da algo más de variedad a la aventura más allá de avanzar por avanzar. El juego tiene una duración de 5 horas, quizá un poco más si vamos a sacar el 100% del mapa. Es cierto que no es gran cosa, y quizá para el tipo de juego que es, se hubiera agradecido dos o tres horas más, pero no nos equivoquemos, a pesar de su duración, serán unas cinco horas bastante satisfactorias y con algunos interesantes picos de dificultad a pesar de poder elegir entre tres modos de dificultad.

A todo esto hay que añadir un toque de RPG con objetos equipables que mejorarán nuestras habilidades, ya sea de forma temporal o de forma pasiva, más salud, más fuerza, o poder detectar secretos ocultos cuando nos encontremos cerca son algunos de los ejemplos.

Momodora nos muestra un apartado audiovisual curioso. Hecho con el motor GameMaker, tendremos un estilo similar al de los vetustos 16bits, con un apartado artístico bastante colorido y desenfadado en contraste con lo oscuro que argumentalmente es el juego. Aun así, funciona y nuestro avance no será sereno, pronto veremos que este apartado artístico es el adecuado para las sensaciones que el juego intentará trasmitir a través de sus escenarios en conjunción con la banda sonora.

Hay que destacar las animaciones de Kaho, en especial las de la parte del combate, que son perfectas y muy cuidadas, y no podría ser de otro modo para la exigencia del combate que se nos presenta.

Y en cuanto a la banda sonora, si bien no pasará a la historia, más que nada por su gran carga ambiental, si es cierto que está muy bien construida en conjunción a los escenarios para intentar transmitir sensaciones. Podremos ver esta simbiosis cuando, por ejemplo, crucemos un bosque con una melodía evocadora de gran belleza que nos transmitirá calma y paz, y quizá un poco de tristeza, y que sin embargo contrastará con la acción con la que nos enfrentaremos a los enemigos.

Los sonidos FX están bien implementados, contundentes y quizá con un volumen un poco alto los dedicados a la acción y un volumen más comedido los efectos ambientales.

Para ser un juego indie de un presupuesto moderado, y estar creado por sólo tres personas, Momodora: Reverie Under The Moonlight es un juego más redondo de lo que al principio parece. Bien diseñado, con un combate, en especial contra los jefes, exigente y satisfactorio gracias a un control preciso y unas animaciones muy cuidadas. Es cierto que el juego peca de algún punto de dificultad más alto de lo que debería en algún momento, pero nada que con un poco de paciencia no se pueda superar.

Su apartado artístico puede chocar al principio, por lo desenfadado y colorido, pero pronto nos adaptaremos y sabremos ver los matices a todo lo que nos rodea. Y es que gran parte de la narración se transmite a través de los escenarios, parajes, melodías, npcs, una historia y un trasfondo que está ahí para que nosotros la descubramos y no nos viene dada.

También hay que decir que, aunque intenso, su duración se puede antojar escasa, sobre todo para su precio de 13,99 € en la eShop. Sin embargo, si nos hacemos con él -quizá en alguna oferta-, Momodora no decepcionará a los amantes del subgénero Metroidvania.

 

 


Este análisis ha sido realizado mediante una copia cedida por DANGEN Entertainment