Soulblight es un roguelike de perspectiva cenital con una curva de dificultad muy pronunciada y una estructura clásica en sus combates de juego de rol. Con estos pilares, My Next Games -el estudio polaco que desarrolló el juego para PC hace un tiempo- nos trae un juego cargado de acción y exploración a Nintendo Switch.

Yendo directos al grano, conviene resaltar que no estamos ante un juego que podamos recomendar a cualquier jugador. El título que analizamos tiene una curva de dificultad, como hemos dicho anteriormente, muy brusca, que podría echar para atrás al más pintado y hacer que abandonase la aventura antes de lo deseado. Y es que es fácil frustrarse en los primeros compases del juego, ya que Soulblight es una propuesta exigente desde los primeros minutos. Tal es así, que al finalizar cada partida se nos mostrará el tiempo que hemos logrado sobrevivir para compararnos con una tabla de clasificaciones online. Además hay que añadir que la muerte es permanente, es decir, nos expondrá a empezar de nuevo desde el inicio.

Los combates tienen su aquel. Pondrán a prueba nuestra pericia y paciencia.

Este detalle, que habla a las claras de lo difícil que puede llegar a ser el título, viene aderezado además con una cierta profundidad en su búsqueda de un acercamiento a multitud de elementos típicos de los RPG. De este modo, tendremos que medir muy bien cada combate, teniendo en cuenta parámetros como la energía, la vida, el escudo, la distancia de golpeo de las armas, etc. Podremos agarrar a los enemigos o repelerlos cuando ellos hagan lo propio. Deberemos cubrirnos anticipando golpes y correr cuando sea necesario. Es un combate simple a la vista pero con cierta profundidad en su mecánica, que nuevamente, será bastante duro de entender al comienzo y sobre todo, de que lleguemos a buen puerto en nuestros primeros enfrentamientos.

Por si fuera poco, estos encontronazos hacen uso de otro elemento típico de los RPG más puros. Podremos sufrir heridas tras cada lucha que deberemos subsanar mediante utensilios y materiales adecuados para tal fin, que encontraremos mediante la exploración del escenario. Además, cada partida comenzará con un hándicap que podremos ver antes de entrar en la primera mazmorra y que afectará positiva y negativamente a nuestro personaje.

Empezaremos con un par de “rasgos” que supondrán hándicaps en cada partida.

Los combates directos se pueden evitar si decidimos -muy recomendable- eliminar a todos los enemigos que podamos en el nivel en el que nos encontremos, de modo sigiloso. Apretando un botón, podremos ver el campo de visión de cada uno de ellos y además, nos moveremos con más lentitud para no romper el sistema haciendo que todo sea demasiado sencillo. Una vez que evitemos su campo de visión y nos coloquemos a su espalda, podremos acabar con su vida apretando otro botón. Bien es cierto que la animación es prácticamente inexistente y afea el conjunto de esta parte de la experiencia, pero insistimos, es muy recomendable optar por ella siempre que podamos.

El juego consta de una serie de niveles que tendremos que superar encontrando una pieza de engranaje para poder abrir una barrera que nos impide salir de dicho escenario. En ocasiones, podremos encontrar esa pieza casi inmediatamente, abriendo uno de los primeros cofres que nos encontremos. No obstante, es necesario que exploremos a conciencia cada rincón en busca de mejoras para nuestro equipo y armamento, sin las cuales nuestra andadura se hará cada vez más complicada a medida que avancemos en el juego. Tenemos además la opción de transferir este equipo a un baúl que conectará directamente con la base central desde la que partimos antes de comenzar cada partida. Deberemos pues, elegir si conviene seguir avanzando con el equipo adquirido o enviarlo al nexo para futuras partidas.

El engranaje es la clave para avanzar en el juego.

Uno de los alicientes del juego son los jefes finales, que aunque no son muchos suponen un soplo de aire fresco ante la repetitividad de los escenarios. Estos jefes tienen unos patrones muy claros de ataque y unos puntos débiles. En nuestro primer encuentro con ellos será realmente complicado que salgamos airosos ya que no tendremos seguramente el tiempo suficiente para observar los patrones y detectar lo suficientemente rápido sus puntos débiles. Tras varios encuentros, no obstante, podremos dominar la mecánica necesaria para derrotarlos y no supondrán a la larga demasiado problema.

Llegados a este punto del texto, el lector puede interpretar que es un juego por tanto para los amantes de los retos, para quienes no se frustren rápidamente ante las adversidades y para quienes gusten de cierta profundidad en algunos elementos roleros presentes aquí en el combate, equipación y evolución del personaje. Un título muy disfrutable para este tipo de jugador. No obstante, es cierto que tiene ciertos aspectos negativos que lastran el conjunto y en especial la versión de Nintendo Switch.

Para empezar, los textos son demasiado pequeños en el modo portátil. No ha habido una correcta adaptación a este modo en ese sentido. Es un detalle que los jugadores de Nintendo Switch solemos mirar siempre con lupa -nunca mejor dicho- porque incomoda a veces lo suficiente como para llegar a ser molesto.

Por otro lado tenemos una tasa de frames realmente inestable que agrega -por si no fuera suficiente ya- una capa extra de dificultad al juego. Los gráficos son sencillos aunque resultones, y gran parte de su atractivo en este sentido está en la dirección artística, por lo que no vemos justificable que la fluidez sea tan inconsistente. Llega un punto en el que resulta tan incómoda que no podemos mas que resaltar que es algo a considerar de forma muy seria para quien esté pensando en comprar la versión de Nintendo Switch. Esperemos que lancen una actualización que pueda solucionar o mitigar este aspecto.

Finalizamos diciendo que la historia es exigua y sirve de mera excusa para dar pie a la jugabilidad del título, que es donde reside la verdadera valía del Soulblight. Esperemos que en un futuro pulan mejor esta versión para que quienes quieran disfrutar de su propuesta puedan hacerlo en su plenitud en la máquina de Nintendo.

 


Este análisis ha sido realizado mediante una copia cedida por Outreach