Time Carnage es un juego que después de jugarlo en profundidad, se me hace difícil de analizar. Quizá el conocer los orígenes de la obra de Wales Interactive no ayude, ya que fue un juego creado con la realidad virtual en mente y es cierto que en las plataformas virtuales de PC y PlayStation 4 consiguió cierto reconocimiento, pero ¿cómo se ha dado ese paso a sistemas sin soluciones VR? Pues de una forma directa pero quizá insuficiente. Veamos qué tal en su versión para Nintendo Switch.

El juego es un shooter en primera persona donde permaneceremos en un punto estático y deberemos acabar con todo enemigo que se nos acerque, lo cual irá ocurriendo en oleadas en un ángulo de 180º y que debemos ir eliminando para pasar a la siguiente. Son un total de diez oleadas por cada nivel, y cuatro niveles distintos por cada periodo histórico, que son cuatro también.

Tendremos un escudo que nos envuelve que irá dañándose a medida que los enemigos lleguen a nosotros y nos ataquen, y que se irá regenerando, junto a la vida, con el tiempo. También disfrutaremos de un arsenal compuesto de 25 armas, con bastante variedad, que amenizará y dará variedad al gameplay del título.

Respecto al armamento, al principio de la partida deberemos elegir cuatro armas, dos para la mano derecha y dos para la mano izquierda, las cuales iremos disparando, gastando y desechando mientras se regeneran rápidamente para seguir disparando. En ciertos momentos nos aparecerán brechas temporales, que si les disparamos, entraremos en una especie de tiempo bala momentáneamente en el que podremos castigar fácilmente a nuestros enemigos.

 

 

El juego se compone de un modo campaña, por llamarlo de alguna manera, pues son un par de viñetas sin mucho sentido, que narra las aventuras de nuestro protagonista a través de cuatro marcos temporales: dinosaurios, robots, mutantes y zombis. De cada tipo de enemigo, encontraremos cierta variedad de modelos con sus propios patrones de movimiento, algunos cambiando sus patrones de ataque lo que evita en cierta manera la monotonía. Pero este modo no deja de ser una excusa ya que no hay ninguna historia mínimamente elaborada que dé sentido al juego o sirva de hilo conductor. Una pena, pues esa variedad de periodos históricos daban para un argumento a los Serious Sam.

El siguiente modo de juego es el clásico desafío, donde iremos jugando determinados niveles con determinadas condiciones, como cierto tipo de armamento o como cierto tipo de enemigo, con el objetivo de conseguir un determinado número de muertes o de aguantar vivos.

Completa los modos de juego un arcade, que viene a ser lo mismo que el desafío pero pudiendo elegir ciertas características y parámetros de la partida.

Hay que añadir que existe un modo cooperativo, cada uno con un joy-con y que no deja de ser un extra de agradecer.

 

 

En el apartado técnico poco se puede decir, ni malo, ni bueno. El juego es estable sin apenas caídas de frames aunque los tiene en momentos muy puntuales de mucha acción, pero que no afecta a la jugabilidad. Aunque se muestran algunos efectos de luces y explosiones interesantes, su apartado artístico es un poco genérico, y nos veremos con algunos diseños que nos recordarán sobremanera a modelos que ya hemos visto en otras partes, como el El Señor de los Anillos o Resident Evil 4. Solo hay que ver algunos diseños de los mutantes para sacar conclusiones.

La banda sonora no es nada de otro mundo, sirve más para acompañar pero cumple su papel. Los efectos de sonido sí que están un paso por delante. No solo cumplen su papel sino que hay gran cantidad de ellos y son de gran calidad.

Hay que añadir, que esta versión añade la opción de control por movimiento usando los giroscopios de los joy-con, con los cuales cuando te acostumbras, puedes ganar en inmersión.

 

 

Time Carnage es un juego que se debe a la realidad virtual, y eso se nota. No vamos a poder disfrutar de la opción de disparar en un ángulo de 180º mientras miramos y disparamos en otra dirección con la otra mano. El juego va a ser mucho más estático y aunque también divierta, se va a perder el aliciente de la espectacularidad y de la inmersión. Wales Interactive quizá debería haberse planteado unos cambios más profundos para las versiones sin VR.

El cooperativo está bien además del control por movimiento, pero se sigue echando en falta algo más. Podría haber incluido movimiento como un shooter on rail, y haber completado con más modos de juego, pero sea como fuere, el juego podría ser recomendable para el que busque un shooter arcade un poco loco y sin muchas pretensiones.

Lo podemos encontrar en la eShop de Nintendo Switch a 12,99€. Probablemente merezca darle una oportunidad si lo consigues en alguna oferta puntual.

 

 


Este análisis ha sido realizado mediante una copia cedida por Wales Interactive