The Nameless Chronicles es la inesperada secuela de Anima: Gate of Memories. El RPG de acción a cargo de Anima Project llegará el próximo mes de julio a PlayStation 4, Xbox One y PC. Posteriormente —aún no tiene fecha, aunque confiamos en no tener que esperar demasiado— hará incursión en Nintendo Switch junto al título original. En 33bits hemos podido probar su demo y comprobar que todo sigue igual, dejando entrever que pronto podremos volver a disfrutar de una experiencia similar a la que el estudio, ubicado en Valencia, nos propuso hace un par de años.

Comenzamos la demostración con una conversación entre el personaje principal «Sin Nombre» y Malakiel, un misterioso inquisidor que pretende frenar a nuestro protagonista. Al instante ya se nos presenta cómo funcionan los controles a sus mandos: cómodos, precisos y ágiles. Contamos con conjuros que casan muy bien con los ataques físicos de nuestra espada. Estos conjuros son muy útiles para repeler proyectiles, atacar a enemigos inalcanzables o desequilibrar a un enemigo que pretenda cargar contra nosotros. Del diseño de niveles no podemos comentar demasiado, pues la sección que hemos probar se antoja bastante bastante lineal. A tenor de lo visto en la primera entrega —especialmente en esa mansión habitada por maniquíes—, confiamos en que tendremos buenas dosis de exploración.

Aunque técnicamente presenta la apariencia de un juego de la pasada generación, artísticamente resulta muy atractivo, recordando bastante a títulos como Darksiders. Las animaciones, sin embargo, nos han parecido bastante mejorables. No obstante, no estamos ante algo que logre entorpecer a la jugabilidad, que raya a un nivel bastante prometedor.

Al terminar la demostración pudimos disfrutar de un interesante combate final contra el Inquisidor Malakiel y dos de sus compañeros. Primero nos enfrentamos a ellos uno a uno, teniendo cada uno movimientos bastante diferentes entre sí: ataques rápidos, ataques a distancia y ataques lentos pero potentes. Por último, nos tocó librar un épico combate final contra los tres a la vez, poniendo a prueba todo lo que habíamos aprendido jugando. Fue un desafío muy interesante y, personalmente un servidor lo disfrutó bastante; los controles y el sistema de combate funcionan perfectamente.

Por el momento, poco más podemos decir. Los 30 minutos de la demostración se nos han hecho escasos, pero intensos. Hemos podido apreciar en buen detalle el sistema de combate —heredado de Anima: Gate of Memories— y su apartado artístico. Esperamos con ganas la aventura de un personaje sin nombre, que llegará a lo largo del próximo mes.


Estas impresiones han sido realizadas mediante una demo cedida por Badland Games