Los metroidvania siempre llegan en un buen momento. No importa si hay muchos en el mercado; si uno es bueno, tiene opciones de hacerse un hueco, y en esta ocasión, hemos podido probar uno que apunta muy buenas maneras: Anew: The Distant Light, una aventura de ciencia ficción desarrollada por apenas dos personas.

Steve Copeland y Jeff Spoonhower llevan mucho tiempo trabajando duro en el proyecto y, a tenor de su historial en la industria, parece que tenemos motivos más que suficientes para pensar que estamos ante un título ilusionante: Borderlands 2, BioShock 2, El Señor de los Anillos: La Batalla por la Tierra Media, Spec Ops: The Line, Star Wars: The Old Republic o la saga Saints Row, entre otros, son algunos de los títulos en los que han trabajado. En esta ocasión, ambos talentos decidieron llevar a cabo una idea íntima y personal: un metroidvania de corte futurista.

En Anew: The Distant Light, nos ponemos a los mandos de un joven que, sin saber cómo ni por qué, despierta en un planeta extraterrestre situado a veinte años luz de la Tierra. Equipados con lo justo y necesario para sobrevivir y sumidos en un mar de incertidumbre, no tenemos más remedio que salir a explorar un caluroso planeta —debido a su cercanía con el Sol— cuyos habitantes no parece que estén por la labor de darnos una cálida bienvenida. Tampoco sabemos qué ha pasado con nuestro copiloto ni si tendremos la oportunidad de regresar a casa, pero, ¿acaso vamos a quedarnos de brazos cruzados?

Actualmente, lo único que hemos podido probar es una demo en estado Alpha, aunque es más que suficiente para dejar claro que estamos ante un título muy prometedor. La dirección de arte es muy particular y se desmarca un poco de lo que habitualmente vemos en el género, mientras que los controles, por su parte, resultan muy precisos y gratificantes. La acción es uno de los protagonistas de Anew y, por suerte, parece que las incontables batallas que nos tocará librar a lo largo y ancho del planeta desconocido serán muy divertidas. A las mecánicas de exploración hay que sumarle el considerable tamaño de los escenarios, la posibilidad de ponernos a los mandos de diferentes vehículos y la verticalidad de un diseño de niveles concebido para que acabemos perdidos buscando nuevos caminos que abordar. El backtracking —volver a lugares inaccesibles una vez estamos en posesión de un objeto clave— también está presente.

Aún no tenemos fecha de lanzamiento para el juego, que llegará a PC, PlayStation 4 y Xbox One próximamente. Tocará estar atentos, porque estoy seguro de que Anew: The Distant Light dará que hablar y logrará hacerse un hueco en el tan activo terreno de los metroidvania.

 


Estas impresiones han sido realizadas mediante un código proporcionado por Resonator