Turrican ha vuelto, y esperemos que lo haga para quedarse. Tras rumores más o menos serios, y proyectos frustrados en el pasado, Factor 5 se ha decidido a traérnoslo de nuevo en forma de sendos recopilatorios. Por un lado, dos de la mano de Strictly Limited Games que, en ambas entregas, hacen un repaso amplio, pero no totalmente completo a la saga. Y el que nos ocupa, editado por ININ Games, que nos trae en una única entrega una selección de lo mejor de lo mejor a tan solo 29.95€. Welcome to Turrican.

Hace ya casi 35 años que un pequeño grupo de cinco exempleados de Rainbow Arts fundó su propia compañía en Colonia. Nació así Factor 5, actual poseedora de los derechos de la saga y compañía inevitablemente ligada al destino de la saga Turrican, aunque no fueron ellos los padres de las primeras entregas. Manfred Trenz, que se mantuvo en Rainbow Arts, y gran amigo de uno de los fundadores de Factor 5 antes incluso de ser compañeros de trabajo en dicha compañía, fue el padre de Turrican, con su versión para C64. Su buena relación con los integrantes de Factor 5 hizo que fueran los encargados preferentes de los ports a Commodore Amiga de sus juegos para Commodore 64, y de esta forma comenzaron una fructífera relación que comenzó con el port al ordenador de 16bits de Commodore Katakis, un clon poco disimulado del R-Type, de cuyo port a C64 y a Amiga se encargaron también Rainbow Arts y Factor 5 respectivamente.

El caso es que la relación entre Manfred Trenz y Factor 5 era fluida, y posibilitó que Factor 5 nos ofreciera las mejores versiones de Turrican 1 y 2, y además permitió posteriores entregas que no eran ya ports directos de las entregas de Manfred, como fueron Turrican 3 o los dos Super Turrican de Super Nintendo, en cuya segunda parte Manfred ni siquiera participó al encontrarse enfrascado en el preciosista Rendering Ranger R2 para el cerebro de la bestia.

Pero volvamos al presente ¿Qué nos ofrece Turrican Flashback? Factor 5, la actual poseedora de los derechos de la saga ha realizado una buena selección, no exenta de algún notable ausente eso sí.

ININ Games edita este excelente recopilatorio orquestado y desarrollado por la mítica desarrolladora de los juegos recopilados, Factor 5, y los prolíficos chicos de Ratalaika Games. Y, aunque no sean los mismos encargados de los próximos y más completos recopilatorios de Turrican Anthology 1 y 2, sí que comparten, casualidad o no, plataformas de lanzamiento, a saber, PlayStation 4 y Switch, dejándose fuera de la fórmula no solo XBOX One sino también Pc.

Las entregas que incluye este excelente recopilatorio hacen un repaso por algunas de las entregas más relevantes en sus, tal vez, mejores versiones. Hablamos de las versiones de Commodore Amiga de Turrican y Turrican II, la versión para Megadrive del Turrican III titulada Mega Turrican, y la primera de la dos excelentes entregas para la 16 bits de Nintendo, Super Turrican.

Desde este momento, cualquier aficionado a la saga que se precie comenzará a pensar en las entregas que hubiese puesto «en lugar de» o las que directamente echa en falta. Sin querer entrar extensamente en lo que sería un debate muy personal, desde esta redacción si nos gustaría recalcar, antes de pasar a comentar las bondades de los juegos que sí incluye el recopilatorio, la ausencia que se nos antoja más clara y notable del pack: Super Turrican 2. No terminamos de comprender la ausencia de esta entrega, que hubiese desembocado en un recopilatorio prácticamente perfecto a nuestro modesto entender. ¿Tal vez se ha dejado fuera porque Manfred no estuvo implicado? ¿Hay detrás un motivo mucho más mundano como la idea de guardarlo como carta para un segundo recopilatorio, utilizando el Super Turrican 2 como gancho? No podemos saberlo, pero sí es cierto que el recopilatorio se queda cojo sin él.

Pero centrémonos en lo que el juego sí incluye. Nada más encenderlo nos damos cuenta de que no se han andado con florituras en cuanto a la presentación se refiere. Una escueta ventana con una descripción de la entrega, en perfecto inglés, y una imagen del juego en cuestión, serán la única carta de presentación.

En cuanto a las opciones, tendremos la opción de mantener el formato original en que el juego fue concebido o estirar la imagen para rellenar la pantalla. En el caso de decidir jugar en el tradicional formato 4.3 podremos dejar unas bandas negras a ambos lados de la pantalla, o bien utilizar alguno de los fondos que se nos proponen. Por otro lado, podremos variar la colorimetría RGB de múltiples formas, incluyendo el juego en blanco y negro, y el uso de ciertos filtros que emulan visualización clásica en televisiones de tubo.

Ya dentro de los propios juegos, se nos añadirán dos capacidades importantes que ayudarán a los menos duchos a avanzar por los juegos. Turrican es una saga que no es asequible ni cuenta con una curva de dificultad suave precisamente, y tal vez para llegar a nuevos aficionados y el gran público, se ha añadido la opción de guardar partida e incluso de rebobinar el juego si damos un paso en falso.

Más allá de ello, valorar Turrican Flashback es valorar los propios Turrican, y es ahí donde brilla. Porque cada entrega era muy buena en su propuesta, aunque tuviesen diferencias de planteamiento unas de otras.

Tanto Turrican como se secuela directa, nos sumergía en unos escenarios llenos no solo de acción sino de niveles enormes que incitaban a explorar en el plano horizontal y vertical. Su tercera entrega, sin embargo, traída al recopilatorio en su versión de Mega drive, era más lineal y run ‘n gun pura, con algunas pequeñas diferencias en cuanto a las armas, pero manteniendo una gran fidelidad visual a las dos primeras. Era la entrega de Super Nintendo la que distaba más visualmente, aunque en su diseño cogía de aquí y de allá de las entregas anteriores, como solía ser habitual en las versiones «Super» de muchos juegos como también el R-Type, portado también por Factor 5, y que de nuevo cogía elementos de las dos primeras entregas para crear la suya propia.

Jugablemente, el juego está muy bien adaptado en todas sus entregas a los controles de Switch, tanto si utilizamos los Joycon como si optamos por coger el Pro Controler. Y en un juego como éste la precisión es crucial, tanto para el plataformeo, exploración como la propia acción que abarrota el título de principio a fin.

Técnicamente no podemos tampoco juzgar a Turrican Flashback más allá de valorar que el port es totalmente correcto. Los añadidos están ahí, podemos utilizarlos o no según nos apetezca, y la presentación es muy escueta y se podría haber trabajado más, pero tampoco es un elemento que reste un ápice de calidad a los juegos.

Desde el punto de vista sonoro, la banda sonora de la saga Turrican, compuesta por Chris Huelsbeck, ya forma parte de los anales de la historia del videojuego, así que poco más se puede decir al respecto. Sigue siendo tan genial como lo fue en su día. Todas son las músicas originales y los FX que poseían las plataformas en las que salieron los juegos. No hay añadidos ni extras ni versiones mejoradas o del director, lo cual no es necesariamente una pega. Hubiese sido algo de agradecer, pero tampoco algo que podamos decir que se echa en falta.

Concluyendo, Turrican, sea la que entrega que sea y se focalice más en la exploración o en la acción pura y dura, es una saga con una sabia mezcla de acción, multitud de armas, plataformeo, buenos jefes finales y jefes intermedios y exploración en mayor o menor medida. Es verdad que tal vez no nació siendo el juego más original y la inspiración en otras famosas sagas es clara, y por si había dudas solo hay que contemplar la transformación en morfoesfera y el modelado del personaje para pensar en Metroid y Psycho-Nics Oscar, de igual forma que su Katakis era de una clara «inspiración», por decirlo de forma suave, del R-Type, pero eso no le quita méritos a que nos encontremos ante una gran saga que todo fan del género debería disfrutar.

 


Este análisis ha sido realizado en Nintendo Switch mediante una copia cedida por PR Hound