Bethesda es una de las compañías más activas del momento y, como no podía ser de otra forma, su conferencia en el E3 de Los Ángeles fue una sucesión de bombazos uno tras otro. Ha merecido la pena trasnochar y presenciar en directo la oleada de anuncios por parte del gigante estadounidense. A continuación, un resumen de todo lo acontecido durante la pasada madrugada.

 

EL PRESENTE

Durante los días previos a la conferencia, tuvimos la ocasión de descubrir Fallout 76, la nueva apuesta de la compañía en cuanto a una de sus franquicias más longevas. El juego, que nos propone sobrevivir en un mundo conectado —y apocalíptico— estará disponible a partir del próximo 14 de noviembre.

El infierno estará presente en la Tierra: Doom Eternal desvelará su fecha de lanzamiento durante el próximo mes de agosto. Posiblemente, una de las grandes sorpresas en lo que llevamos visto hasta ahora en el E3 2018. Doom (2016) se ha convertido en uno de los FPS más queridos por la comunidad, y esta nueva apuesta parece contar con argumentos más que suficientes para seguir su camino.

Llevaba meses sonando y anoche se hizo realidad: Mooncrash es la nueva expansión de Prey. Si tenemos en cuenta que el título a cargo de Arkane Studios no recibió la acogida que a todos nos habría gustado, no conviene olvidar la decisión por parte de Bethesda de seguir apoyándolo. Este nuevo contenido ya se encuentra disponible y nos propone una experiencia de supervivencia en la Luna, junto a la posibilidad de añadir New Game+ al juego base y otras novedades.

Por otro lado, The Elder Scrolls Legends, título de cartas basado en la incombustible franquicia de Bethesda, que vio como Summerset se sumaba a la fiesta de TES Online recientemente, llegará durante los próximos días.

EL FUTURO

RAGE 2 volvió a lucirse durante la pasada madrugada y sigue perfilándose como uno de los lanzamientos más relevantes del próximo año. Bethesda nos ofreció un jugoso gameplay en el que podemos comprobar cómo se las gastan los enemigos en las peligrosas carreteras de este mundo desolado. Además, el gigante estadounidense no quiso dejar a otra de sus grandes franquicias, Wolfenstein, sin su pedazo del pastel en la conferencia: Wolfenstein Youngblood nos llevará al París de los años 80. Una ambientación de ensueño de la que podremos disfrutar en 2019.

 

LOS BOMBAZOS

Con un escueto tráiler, Bethesda presentó nada más y nada menos que The Elder Scrolls VI, que llegará durante los próximos años. Del mismo modo, le tocó el turno a Starfield, una nueva franquicia de ciencia ficción que supone el nacimiento de la primera saga propia del estudio en 25 años.