Charm Games, los chicos que otrora nos trajeron Form, un juego de similar planteamiento pero opuesta ambientación, nos ponen entre manos este Twilight Path, un entretenido juego de puzles para realidad virtual, veamos qué nos ofrece.

Twilight Path nos sumerge en un mundo místico lleno de magia y espíritus en el que, para avanzar, deberemos ir resolviendo los distintos puzles que se nos plantean, de forma totalmente lineal. De hecho, no podremos movernos por el escenario en ningún momento más allá de los propios pasos que demos directamente por nuestra habitación, pues no hay control asignado a desplazamiento.

Nada más comenzar nos encontraremos en un callejón que recuerda al típico de película americana ochentera donde te encuentras la típica tienda de objetos orientales como punto de partida para acceder al mundo mágico.

Estos amigables PNJs nos acompañarán durante la aventura

Ya en dicha tienda, y sin llegar a ser un tutorial propiamente dicho pero haciendo dichas funciones, nos encontramos los primeros puzles, sencillos, y en los que se nos introducen nuestras primeras habilidades al conseguir cierto objeto mágico. De esta forma, para el momento en que comienza la verdadera historia, ya tenemos claras el tipo de mecánicas jugables que vamos a encontrarnos a lo largo de todo el juego y los dos poderes mágicos que podremos utilizar para ayudarnos.

Llegado este punto hay que decir que el juego es, sobre todo, una experiencia manipulativa, donde para resolver los puzles, debemos hacerlo de la forma más directa posible, como si realmente estuviésemos allí tocando las piezas de los mismos, y el efecto está bastante logrado, aunque en algún momento, si no estamos acostumbrados al uso de nuestras manos virtuales, puede complicársenos la resolución de alguno, no por no saber qué hacer, sino por ser complicado afinar exactamente el movimiento deseado.

Por lo demás se trata de un juego realmente asequible a poco que tengamos experiencia en el género. Los puzles a los que debemos de enfrentarnos son bastante fáciles de afrontar una vez hemos comprendido las mecánicas de los mismos, que suelen repetirse a lo largo del juego. Al haber tan solo dos habilidades mágicas, el uso de las mismas suele ser bastante evidente y, tan solo al final del juego, nos encontraremos alguna novedad al añadir tiempo límite a la resolución del último. A todo hay que añadir el plus de la realidad virtual y estar haciéndolo todo con nuestras propias manos, lo que hace que la mayoría de los puzles, desde los más originales a, incluso, los momentos que nos limitamos a hacer lo que nos indica el juego de forma explícita, tienen un añadido de satisfacción al realizarlos.

Uno de los retos recurrentes del juego será la restauración del camino para poder continuar avanzando

Sin embargo, la duración del juego, al igual que le pasaba al anterior título de la desarrolladora, es realmente baja. Sin ser demasiado duchos en el género podremos superarlo en tan solo un par de horas y el título no es muy rejugable dada su linealidad. No obstante el poco tiempo en el que estamos jugando, avanzar por la corta historia resulta agradable.

Técnicamente, para tratarse de una compañía independiente con un equipo realmente reducido, se muestra como un juego cuidado en los detalles, agradable en lo visual y con un buen doblaje. La pega, para los que no dominen la lengua de Shakespeare, es que no está traducido a ningún otro idioma, ni siquiera en unos sencillos subtítulos. De esta forma, y aunque no es necesario entender lo que se nos dice para avanzar en los puzles, nos perderemos parte de la experiencia.

Coincidencia o no, parece que nos hemos encontrado con la Vetusta Morla

No obstante esto podría cambiar en el futuro, toda vez que en las dos sesiones que fueron necesarias para superar el juego, ya pudimos notar una actualización que añadía una opción de configuración gráfica de la que adolecía el juego en su comienzo.

En conclusión, Twilight Path es un juego corto, sencillo, agradable de jugar y disfrutable al sumergirnos mediante la RV en su peculiar mundo, pero que nos deja un sabor a medias de lo que pudo haber dado de sí, con destellos interesantes pero que finalmente da la sensación de quedarse a medias en lo que podría haber sido. Al terminar se nos promete que continuará acentuando la sensación de que estamos ante la introducción de una experiencia más larga, quedamos a la espera de ver qué nos depara este peculiar universo en el futuro.

El dragón que lo ha liado todo, y aquí estamos nosotros para enfrentarnos a él

 


Este análisis ha sido realizado mediante una copia cedida por VIM Global