El género del JRPG se encuentra representado por docenas de estudios. Desde Square-Enix hasta históricas como Konami, pasando por algunos de los estudios más actuales que buscan su hueco entre los aficionados, como el que hoy nos ocupa, FuRyu. Este estudio, nacido en la misma Tokyo, nos trajo en 2017 The Alliance Alive, para Nintendo 3DS, que si bien pasó desapercibido a grandes rasgos, se empezó a mover a base del boca a boca entre los jugadores habituales. Ahora, nos llega The Alliance Alive HD Remastered, a Playstation 4, Nintendo Switch, y PC, volviendo a traer a la palestra un título que puede ser más de lo que parece.

Es hora de formar una alianza y reclutar a más y más gente para la misma.

 

Un JRPG de los de antes.

The Alliance Alive HD Remastered es, ante todo, una sorpresa en casi todos los aspectos. Para que no leáis más si no queréis, es un juego largo, difícil, grande, con secretos, con muchísimo contenido opcional, con una gran trama, y con un sabor añejo del bueno, junto a mecánicas modernas de las que hay que introducir para que un título no se sienta estancado en modas de hace dos décadas. Y ahora, a hablar de todo poco a poco.

La trama de The Alliance Alive HD Remastered, escrita por Yoshitaka Murayama, el creador de nada menos que la legendaria serie Suikoden, nos sitúa en el típico mundo de fantasía con sus monstruos, sus espadas, y demás. Aquí, nos encontramos que, tras una guerra hace más de mil años entre humanos y daemons, una serie de barreras dividen todo el mundo en diversos reinos donde, los humanos, que perdieron aquella guerra, se encuentran sometidos a las normas de los daemons y sus lacayos, los hombres bestia.

Partiendo de esa premisa, The Alliance Alive HD Remastered nos plantea en un principio varios puntos de vista, tanto humanos que ansían la libertad, como daemons que desconfían de sus congéneres y quieren descubrir por qué esta división es más peligrosa de lo que parece, pasando por otros humanos que simplemente quieren medrar sirviendo al mejor postor, que se ven destinados a converger y hacer frente a una amenaza común.

Empezamos siendo dos, pero el grupo crece con bastante rapidez.

Esta convergencia es lo que da título al juego, pues a partir de cierto punto, deberemos reclutar diversos gremios repartidos por distintos reinos del mundo del juego, y así poder hacer frente a los peligrosos baches que nos encontraremos, formando una alianza. Desde un punto de vista menos narrativo y más centrado en la jugabilidad, estos gremios son muy interesantes. Cada uno de ellos cuenta con sus propias ventajas y disciplinas, como que descansar en la posada regentada por el gremio de armeros nos restaurará el equipo roto, o que en cada uno de los gremios mágicos -hay varios tipos de magia en el mundo de este juego pero que al final funcionan de forma similar, solo que una está asociada a humanos y la otra a daemons- podremos desarrollar nuevos hechizos.

La utilidad de los gremios no se detiene en lo que obtenemos en cada visita, sino que además tiene incidencia directa en nuestros combates según qué gremios se encuentren en el reino donde estemos nosotros. Algunos nos proporcionarán una mejora defensiva, otros nos facilitarán información de las debilidades enemigas, o directamente golpearán al enemigo con un potente ataque. Así, nos interesará reclutar miembros y ampliar aún más el alcance de cada gremio, para así poder gozar de todas las ventajas posibles.

Y hablando del combate, vamos a desgranarlo un poco pues vamos a estar combatiendo gran parte del juego. Lo primero de todo, es saber que The Alliance Alive HD Remastered no cuenta con combates aleatorios, sino que hay una serie de monstruos con formas predeterminadas -la sombra que vemos no es igual que el monstruo que enfrentamos- que van dando vueltas por el mapeado, ya sea en el fantástico mapamundi que presenta el juego como en alguna de las mazmorras del mismo, con los que pelearemos si entramos en contacto. Como en otros juegos, si lo hacemos por la espalda contaremos con una pequeña ventaja de velocidad, y si son los monstruos los que nos sorprenden, serán ellos los aventajados.

Nos enfrentaremos a criaturas de todo tipo. Si bien al principio parece que no va a ser un juego difícil, a las pocas horas veremos que es todo lo contrario, con algunos picos bastante notorios.

Una vez dentro del combate, nos encontramos lo primero con un sistema de formaciones posicionales. Aquí, con un máximo de 5 personajes por combate, deberemos colocarlos en una de las tres filas disponibles -no de forma libre, sino en función de la formación conjunta-, y asignar uno de los tres roles -atacante, defensor, o apoyo-. Según la posición y el rol, habrá unas ventajas u otras, como por ejemplo, es más interesante contar con los defensores en la línea del frente para poder atraer todos los ataques enemigos mientras el resto del grupo libera sus ataques sin mayores preocupaciones. Sin embargo un personaje de apoyo en primera línea, contando con menos defensa, seguirá atrayendo los ataques enemigos y por tanto, convirtiéndose en blanco de muerte fácil.

El combate en sí, dejando de lado las formaciones, son turnos más o menos simples. Elegimos nuestros ataques entre las armas equipadas de cada personaje, gastando cada uno una cantidad determinada de maná -que a su vez depende de los talentos de los personajes, enseguida me explayo con esto, que me ha gustado bastante-, y luego atacamos según la velocidad de cada uno de ellos. Además, cuando nos encontramos en situaciones de apuro, algunos de nuestros personajes entrarán en un estado de Ignición, que les permite lanzar un ataque absolutamente devastador con una de sus armas, que tendrá el alto coste de romper dicha arma. Es un sacrificio justo pues, como digo, el ataque es de una escala sin precedentes comparado con el resto de ataques normales, pasando fácilmente de mover cifras de 80-100 puntos de daño, a subir a las 900-1000.

Sobre los ataques normales, como digo, estos gastan puntos de maná, pero además si usamos repetidamente las mismas armas, conseguiremos aprender un movimiento nuevo de vez en cuando, que amplíe nuestro arsenal -no todos los ataques con las mismas armas tienen las mismas propiedades, algunos tienen efectos elementales, algunos son especiales contra ciertos monstruos, etc…-. Quizá la gran pega que se le pueda poner al sistema de combate es que carece de cualquier tipo de espectacularidad, lo cual lo convierte en algo bastante simple a largo plazo. Por suerte, o quizá por un gran ojo de parte de FuRyu, The Alliance Alive HD Remastered cuenta con multiplicadores de velocidad x2 y x4 para los combates, por lo que si las animaciones nos sobran, podemos cumplir los combates en un santiamén.

En el mundo hay una serie de coleccionables llamados gemas de caos, de color morado, o de orden, doradas. Las de caos nos sirven para comprar objetos especiales como este guiño a la obra de Tolkien.

Volviendo al tema del coste de los ataques e incluso a otros asuntos. La miga de The Alliance Alive HD Remastered en cuanto a su jugabilidad se encuentra en el sistema de talentos. Con cada combate, además de los pertinentes puntos de experiencia que nos permitan subir de nivel y mejorar nuestras estadísticas, obtenemos una serie de puntos que sirven para obtener talentos. Éstos se dividen en varias categorías, relacionados con capacidades generales, con magias, o con cada una de las armas de forma individual. Gastando puntos en un arma, conseguimos que, cuanto mejor sea nuestro talento con ella, más baratas sean las habilidades en combate, haciendo que quizá ese ataque que nos dejaba tiesos al principio, más tarde se pueda lanzar repetidamente de forma gratuita, así como aumentar el ratio con el que aprendemos nuevos movimientos. Está muy bien esta forma de personalizar a los personajes, pues permite que cada uno tenga un set de armas con las que destaque, y en general, permite una progresión más a la carta donde es el jugador el que decide si quiere mejorar antes un arma y ser invencible con ella, o si quiere avanzar con varias a la vez para tener más versatilidad.

Algunos personajes son únicos desde el primer momento. Tiggy va montada en un mecha con forma de pato que lanza potentes ataques con sus cañones.

 

Un mundo grande, y denso.

El mundo de The Alliance Alive HD Remastered, como hemos dicho anteriormente, se encuentra dividido en varios reinos. Estos reinos nos los podemos tomar como pequeños continentes aislados que podemos recorrer en su totalidad en unos pocos minutos, pero que aún así, están hasta arriba de cosas que hacer. Más allá de seguir la trama principal, el mundo nos ofrece numerosos combates secundarios, misiones opcionales, y tareas de diversa índole que alargarán nuestra experiencia de juego durante muchas horas.

Para empezar, los mundos son bastante explorables, con muchos recovecos de difícil acceso que deberemos buscar con nuestros diversos vehículos y herramientas -con cosas como una especie de planeador para alcanzar elementos lejanos, una nave de forma peculiar que nos permite atravesar ríos de lava, o el tradicional barco que nos permite ir entre islas y reinos-. Dentro de todos estos rincones, podemos encontrar localizaciones únicas donde haya algún enemigo poderoso, o un sitio donde por ejemplo podamos ayudar a liberar a unos animales explotados por los hombres bestia. Esta exploración además no carecerá de sorpresas, y es que a veces simplemente navegando nos pasarán cosas, como que nuestro barco atraviese un agujero que nos lleve de cabeza a un rincón lleno de monstruos de un reino diferente, o que al encontrar algunas sombras especiales, nos lleve a una mazmorra de gran dificultad.

En general el mapamundi de este juego nos presenta suficiente contenido y está lo suficientemente bien diseñado para recuperar esa sensación perdida de los juegos de la época de la primera Playstation, donde el mapa del mundo se sentía de verdad el mapa de un mundo entero en el que vivir decenas de aventuras inesperadas sin que éstas sean mera decoración.

A veces, explorando, nos veremos arrastrados a mazmorras especiales de las que es posible que no salgamos con vida.

 

Un apartado artístico y técnico competentes.

Como buena remasterización que es, The Alliance Alive HD Remastered tiene como principal novedad un lavado gráfico que va un poco más allá de simplemente aumentar la resolución. Siendo un juego que viene de Nintendo 3DS y sus importantes limitaciones técnicas comparadas con las plataformas donde ha aterrizado ahora, se ha hecho un trabajo de remodelado general, con un repaso de texturas y demás, junto al evidente salto en resolución y calidad de imagen global.

En este sentido, es un título que cumple sobradamente todas las expectativas siendo una remasterización y no un remake. Sin embargo, hay un pequeño detalle técnico del que me gustaría hablar y que podría haberse arreglado.

Como digo hablando de la historia del juego, el mundo está dividido en reinos. Bien, pues uno de ellos, el segundo del que oímos hablar, es un reino prisión, que está separado por una barrera física enorme del reino inicial donde empieza el juego. Esta barrera consiste en un muro de proporciones titánicas, que se debería poder observar desde cualquier lado del mapa inicial. Y resalto la palabra debería, porque no es el caso. La realidad, algo decepcionante, es que este muro se va cargando según nos acercamos, milímetro a milímetro, de una forma que resulta poco estética y que debería haber sido de lo primero en subsanar a la hora de realizar la remasterización. No es algo grave porque vamos a viajar por mucho mundo y no siempre vamos a tener estos problemas, pero cuando algo así aparece a los cinco minutos de empezar el juego, es inevitable torcer un poco el morro.

Las cinemáticas son los elementos más beneficiados de la remasterización. Tienen un filtro bastante resultón que les da un aire extra.

 

Conclusiones

The Alliance Alive HD Remastered es un JRPG de los de antes. Grande, con contenido para perderse que da vida a un mundo que no tiene por qué girar únicamente alrededor de nuestra misión principal. Con un buen guion, unos buenos personajes, y unas ganas tremendas de estar entre los clásicos del género. Es una pena que haya pasado desapercibido en Nintendo 3DS, y quizá si la remasterización hubiese llegado en castellano, habría tenido algo más de publicidad, pero aun así, si no se tiene ningún problema con el idioma y se tienen ganas de jugar un muy buen JRPG, sin duda este título debería estar en vuestra parte alta de la lista de títulos a tener en cuenta.

Quizá no tenga la interfaz de usuario más bonita, pero ir por el mapamundi de este juego es una maravilla por la cantidad de contenido que tenemos.

 


Este análisis ha sido realizado mediante una copia cedida por NIS America