Si hablamos de una de las franquicias más queridas no ya de Grasshopper Manufacture, sino de Nintendo en general, tenemos que hablar de No More Heroes. La popular saga creada por Goichi Suda -también conocido como «Suda51»– pronto se ganó el corazón de todos los fans con sus dos primeras entregas lanzadas en Wii. Después de un spin off que anticipaba una nueva entrega oficial, No More Heroes III llegó a Nintendo Switch y ahora se lanza en el resto de plataformas existentes.

No More Heroes siempre ha seguido la entrañable tradición de estrenarse en exclusiva en las consolas de Nintendo para tiempo después dar el salto al resto de plataformas. Ocurrió con No More Heroes  en Wii en el año 2007 para posteriormente estrenarse en PlayStation 3 y Xbox 360 en 2011, luego le siguió No More Heroes II: Desperate Struggle en el 2010 para la misma consola, aunque en esta ocasión tardó más en ser porteado y no lo hizo hasta el 2021 cuando salió en Steam y en Switch. Hubo que esperar casi 10 años para ver el regreso de la saga en 2019 con No More Heroes: Travis Strike Again, que se trataba de un juego alternativo que mezclaba la jugabilidad de varios géneros diferentes. Para ver el regreso oficial de Travis Touchdown tuvimos que esperar hasta 2021 con el lanzamiento de No More Heroes III.

Al igual que el resto de entregas, No More Heroes III nos vuelve a poner en la lista de la AAU -Asociación de Asesinos Unidos-, un ranking en el que una serie de villanos luchan por colocarse en lo más alto de la clasificación matándose entre ellos. La diferencia es que en esta ocasión, el contexto para colocarnos en la lista es una invasión alienígena incitada por un poderoso ser de otro planeta que organiza una competición para hacer más entretenida la lucha por el control del planeta Tierra. Volvemos a ponernos en la piel del eterno héroe de la saga, Travis Touchdown, quien tendrá que volver de su retiro para enfrentarse una vez más a una ristra de enemigos que están deseando acabar con su vida.

No More Heroes siempre ha sido una saga bastante particular tanto en su estructura como en su estilo, pero esta tercera entrega lo lleva hasta el extremo. Cada nuevo enfrentamiento contra cada asesino de la AAU está planteado con una estructura similar a la de una serie de anime -con su opening y su ending incluido-, de forma que nos transmite esa sensación de estar viendo distintos capítulos televisivos, además con varios guiños curiosos que no vamos a desvelar. Además de eso, la cantidad de referencias a la cultura popular, los cambios jugables tanto en distintos géneros como en estilos visuales y ese humor tan característico de la saga lo convierten en un producto único. Goichi Suda ha tenido total libertad creativa para desarrollar el juego a su antojo, convirtiéndolo prácticamente en un juego de autor.

La acción vuelve a suceder una vez más en la ciudad ficticia de Santa Destroy, un enclave clásico que aparece en cada uno de los juegos. Pasando a un modo sandbox, podremos recorrer las diferentes calles de esta ciudad tanto a pie como a bordo de nuestra moto futurista -que guarda un gran parecido con la moto de Kaneda de la peli Akira, aunque no es la única referencia que encontraremos-. En esta ciudad encontraremos varios puntos en el mapa que incluyen tiendas, minijuegos, luchas y más sitios interesantes. El mayor problema de esto es que la ciudad está muy vacía, algo que también ocurría en las entregas anteriores, el mapeado es una mera excusa para colocar los puntos clave y ofrecer una falsa sensación de libertad y grandeza que luego acaba quedando en nada.

No More Heroes III sigue el mismo esquema que ha seguido siempre el resto de títulos principales de la franquicia: Para poder enfrentarnos a cada asesino de la lista, tendremos que conseguir dinero para poder pagar la cuota de inscripción y que la asociación nos permita disputar el combate. El dinero lo conseguiremos a través de una serie de minijuegos que ya vienen siendo marca de la casa, entre los que podremos encontrar el cortar el césped, recoger basura o incluso desatascar retretes. Hay que decir sin embargo que sufre del mismo problema que el resto de entregas y es que esta estructura se acaba haciendo repetitiva, pues a cada asesino que nos enfrentemos tendremos que realizar esta tarea de recaudar dinero y se acaba haciendo muy pesado repetir los mismos minijuegos o luchas una y otra vez, aunque en esta ocasión se ha intentado solventar esta cuestión ofreciendo distintos niveles de dificultad en los minijuegos que ofrezcan mayor cantidad de dinero por superarlos y con una serie de combates que también nos aportan dinero extra, por lo que en esta ocasión el «farmeo» no es tan exagerado y con el dinero que vamos consiguiendo por el propio transcurrir de la trama, acaba siendo algo más ameno.

El combate es el punto más importante de todo el juego y de la saga en general, algo que afortunadamente en esta ocasión se ha visto potenciado gracias a pequeños toques RPG. Aparte del dinero, al luchar y completar minijuegos conseguiremos puntos de experiencia que luego podremos intercambiar en mejorar las habilidades de Travis como por ejemplo más puntos de salud, mayor daño de ataque o incluso nuevas técnicas. También entran en juego los chips: gracias a una serie de materiales de crafteos que conseguimos en las luchas, podremos fabricar chips que colocar en nuestra espada y alteran la jugabilidad en ciertos aspectos, como por ejemplo un chip que aumenta nuestro poder de ataque pero a cambio sufriremos más daño u otro que hace que a partir de X porcentaje de salud nuestros ataques sean más poderosos. Podremos equiparnos hasta tres chips a la vez -incluso del mismo tipo- lo que ofrece un roleo a tamaño reducido que al fin y al cabo agradecemos.

Cada vez que entremos en un combate, apareceremos en una arena de combate en la que aparecen una serie de enemigos a los que eliminar. Si bien el combate no ha sufrido un cambio drástico respecto a anteriores entregas, sí es cierto que esta vez se nota bastante mejora gracias a las nuevas habilidades y un toque algo más táctico, pues cada enemigo tiene sus propias estrategias y ataques y tendremos que encontrar la forma de sortearlos. Como ocurre siempre, nuestra katana láser se va quedando sin batería con el uso y los golpes, por lo que de vez en cuando tenemos que encontrar un hueco en el fragor de la batalla para recargarla manteniendo pulsado el boton R1/RB y mover el joystick derecho para agitarla y recargar su energía. En esta entrega se añaden también los ataques especiales, los cuales podremos seleccionar manteniendo pulsado L1/LB y nos ofrecen una serie de movimientos más potentes que los ataques normales, aunque una vez que los utilicemos tendremos que esperar a que se vuelvan a cargar si queremos hacerlos de nuevo.

Pasando ya al apartado gráfico, encontramos cosas bastante buenas pero otras muy mejorables. Haciendo uso del motor Unreal Engine, el estilo artístico utilizado con ese toque cel shading pero sin abandonar del todo el tono realista le sienta como un guante tanto a la jugabilidad como a las cinemáticas, sin embargo el rendimiento se ve seriamente afectado con defectos que ya pudimos ver en la versión de Switch, como ralentizaciones en algunos momentos del mundo abierto o aparición espontánea de elementos a unos pocos metros de nuestro campo de visión.

Respecto al sonido, contamos con una banda sonora de alto nivel en la que volveremos a escuchar el clásico tema de la saga versionado a distintos estilos, además de otros temas a cada cual más peculiar. El doblaje en inglés vuelve a contar con la voz de Robin Atkin Downes dándole vida a Travis, transfiriéndole toda su personalidad y caracter con un resultado genial, además del resto del reparto que también vuelven a darle vida a sus personajes. Por suerte, la traducción de los textos al castellano está muy bien adaptada y tiene frases bastante memorables.

Concluyendo ya, podemos decir que No More Heroes III es una secuela bastante continuista en ciertos aspectos pero muy novedoso en otros, creando una mezcla genial que le sienta de maravilla. Si bien es cierto que como juego en general es muy mejorable y sus fallos son bastante evidentes, el carisma que rebosa el juego por los cuatro costados y esa identidad propia tan personal hace que disfrutemos de la aventura de Travis desde el principio hasta el final con una sonrisa en la cara. Nos despedimos de esta forma de Travis Touchdown, quien nos ha dado una de las trilogías más singulares y queridas de los últimos tiempos, pero aun así esperamos y deseamos volver a las listas de la AAU en un futuro no muy lejano.

No More Heroes III se lanza en PlayStation 4 y 5, en Xbox Series S y X, y en PC a través de la plataforma Steam, aunque podremos encontrarlo en físico para consolas PlayStation y Xbox gracias a la distribución de Meridiem Games.

 


Este análisis ha sido realizado en PlayStation 4 mediante una copia cedida por Meridiem