Aprovechando la celebración del 30 aniversario de la aparición de la franquicia Cotton, estamos recibiendo una gran cantidad de material de la obra de Success Corporation. Hace poco recibíamos Cotton Reboot!, una fantástica puesta al día de la considerada mejor versión de Cotton: Fantastic Night Dreams -el primer juego de la franquicia-, la versión del ordenador japonés Sharp X68000. A este lanzamiento le han seguido otros de diversas entregas como por ejemplo Cotton 100%, la entrega que nos ocupa.

La franquicia Cotton es una gran desconocida para el público occidental. A pesar de que los amantes de los shoot ‘em up tienen a esta serie de juegos en gran estima, lo cierto es que su escasa presencia en occidente -un par de versiones del Arcade original para Neo Geo Pocket y Turbografx CD, esta última solo en Estados Unidos- hace que Cotton no haya tenido la relevancia que pueda tener Parodius o Twinbee, por poner unos ejemplos.

Y nombrar los dos títulos de Konami no es una casualidad, pues Cotton está considerado parte de un subgénero dentro de los shoot ‘em up denominado «cute ‘em up». Este subgénero se caracteriza por su desenfadado colorido y por sus diseños de personajes y enemigos raros y bonitos. Algunos de sus exponentes más conocidos en occidente son Fantasy Zone, Twinbee, Parodius, o Pocky & Rocky, aunque la mayoría de títulos de este estilo tan particular se han quedado en Japón.

Cotton 100% se lanzó en 1994 en Japón para la consola de Super Famicom de Nintendo -nuestra Super Nintendo- y consistía en una nueva entrega de la franquicia -la segunda- que realmente tomaba la base de Cotton: Fantastic Night Dreams con similitud de argumento, de mecánicas, de algunos niveles, jefes, enemigos, etc. pero con bastantes añadidos, por lo que es más correcto tratar Cotton 100% como una reinvención del primer juego.

Volvemos a tener un shoot ‘em up de avance lateral como la primera entrega -salvo en algunos pasajes donde el avance cambia a vertical, aunque solo el scroll, no la jugabilidad- donde la bruja Nada de Cotton y su compañera el hada Silk saldrán en busca del Willow Candy, un tipo de caramelo mágico que vuelven loca a Cotton y por el que se embarcaría en cualquier aventura. Cotton 100% cuenta con 7 niveles, con sus mini jefes, sus jefes finales, y sus fases de bonus.

Entre niveles se nos cuenta la historia aunque en perfecto japonés -se espera un parche con traducciones a otros idiomas pronto-. La jugabilidad es muy similar al del primer juego, con las gemas que podemos disparar antes de recoger para aumentar la puntuación, los potenciadores para cambiar el tipo de disparo y recargar magia, nuestra amiga Silk que funciona como un Option de Gradius aportando un disparo adicional -podremos llevar hasta tres hadas-, y un sistema de subida de nivel para tener más potencia de fuego, añadido de este juego respecto a la primera entrega.

El juego de Super Famicom destaca sobre el primer juego en su colorido tan vibrante, haciendo buen uso de la paleta de color del sistema de Nintendo. A la hora de empezar a jugar podremos elegir entre el modo Standard, que consiste en el juego original con opción de rebobinado, save states y trucos -a desbloquear completando el modo Challenge-, y el modo Challenge, que viene a ser el juego original sin añadidos.

Más allá de las ventajas del modo Standard, la única novedad es la opción de cambiar el aspecto de la pantalla entre full screen, 4:3 o pixel perfect, y activar un filtro CRT bastante configurable. Muy pocas novedades si lo comparamos con el trato que recibió Cotton Reboot!, aunque el estudio encargado de aquel trabajo fue BEEP y el de Cotton 100% es Ratalaika Games.

El lanzamiento original de Cotton 100% se llevó críticas positivas, por su aspecto y jugabilidad, y básicamente el juego es el mismo, por lo que estamos ante una apuesta garantizada de diversión y un buen relanzamiento a modo de homenaje bajo el marco del 30 aniversario de la franquicia. Lo que si es cierto es que la puesta a punto de esta versión es bastante escasa, con apenas unas novedades como el rebobinado o los save states, y un filtro CRT y tres aspect ratios para la pantalla, un bagaje muy pobre en comparación con Cotton Reboot!

 


Este análisis ha sido realizado en Nintendo Switch mediante una copia cedida por PR Hound