El simulador de granja es uno de los géneros más demandados por los usuarios que no quieren complicarse la vida con juegos que requieren de altas habilidades al mando y un proceso largo de aprendizaje, son juegos habitualmente sencillos en sus mecánicas que sirven para desconectar la mente un rato y pasarlo bien de manera tranquila y relajada. Entre ellos, una de las franquicias estrella de dicho género es Story of Season, cuya entrega Friends of Mineral Town llega ahora a Playstation 4 y Xbox One.

Story of Season es la evolución de la saga antes conocida como Harvest Moon, creada por la empresa Natsume, cuya disputa legal por parte de algunos de sus miembros hizo que la franquicia se dividiese en dos: Harvest Moon que sigue a manos de su creador original y este Story of Season, desarrollado por Marvelous y que cuenta con gran parte del equipo de desarrollo de los juegos de Natsume. Hay varias entregas de esta Story of Season, pero sin duda una de las más populares fue Friends of Mineral Town, lanzada originalmente en Game Boy Advance en el año 2003 y publicándose un remake para Nintendo Switch en 2019, llegando posteriormente a Steam. Ahora le toca el turno a las consolas de Sony y Microsoft.

La historia comienza con nuestro personaje, ya sea hombre o mujer, heredando la vieja granja de su abuelo y con la misión de ponerla en marcha de nuevo para convertirla en un lugar próspero y rentable. El alcalde de Mineral Town viene a recibirnos y nos cuenta un poco nuestras tareas y el funcionamiento de la granja en cuestión. Aparte de gestionar nuestra propia granja, podremos acceder al pueblo donde encontraremos varias tiendas y tendremos que echarle una mano a los lugareños.

El funcionamiento es bien sencillo: Disponemos de un amplio terreno en el que poder sembrar cosas, aunque antes tendremos que adecentarlo y prepararlo porque lleva varios años abandonado, por lo que tendremos que arrancar las malas hierbas, romper las rocas y arar la tierra. Cada acción que hagamos -entendiendo por acción el simple hecho de pulsar el botón de utilizar alguna  herramienta- irá consumiendo nuestra barra de resistencia, la cual al agotarse o disminuir casi al límite nos obligará a irnos a la cama a descansar para un nuevo día. En este sentido podemos decir que a nivel de simulador, su funcionamiento está mucho más simplificado y no profundiza tanto como en otros títulos similares del género como por ejemplo Stardew Valley o Graveyard Keeper.

Nuestra siembra dependerá del paso del tiempo. Al sembrar cualquier semilla, tendremos que darles los cuidados básicos como regarla a diario -a menos que llueva, en ese caso no hará falta regar y nos ahorrará trabajo- y esperar a que pasen los días para recoger los frutos. Cada semilla tiene su proceso de crecimiento distinto, algunas tardarán apenas un par de días en germinar y otros pueden tardar semanas, todo depende del tipo de semilla que hayamos plantado.

Gracias al reloj interno del juego, tendremos un calendario mensual con un reloj de 24 horas y un sistema semanal que va de lunes a domingo, de manera que algunas tiendas estarán cerradas a cierta hora o incluso se tomarán días de descanso, teniendo que esperar a su horario para poder acceder a ellas. Mención especial merece el sistema de estaciones, pues ciertas semillas solo se pueden sembrar en primavera, verano u otoño -en invierno no crecerá nada, así que mejor evitarlo-. Para saber qué se puede sembrar en cada época y en cuanto tiempo germinará, tendremos acceso a la biblioteca del pueblo donde podremos leer información sobre todos los aspectos del juego a modo de tutorial.

Pero no solo podremos sembrar y centrarnos en nuestro huerto, también podremos realizar otras tantas tareas habituales del mundo de las granjas como por ejemplo ordeñar nuestras vacas, crianza de gallinas o incluso criar a nuestro caballo para convertirlo en un adversario digno en las carreras. Gracias a las ganancias obtenidas al vender nuestra cosecha, poco a poco podremos ir haciendo ampliaciones a nuestra granja, lo que nos permitirá construir una casa más grande, diferentes herramientas y nuevas ampliaciones que nos permitirán ofrecer más servicios. Todo esto tendrá un coste, y es que también tendremos que reunir la materia prima pertinente mediante el crafteo para poder construir algo, así que será importante reunir madera o rocas.

Fuera de su parte de simulación de granja, el componente social también será muy importante. Como ya hemos mencionado, nos mudamos al pueblo de Mineral Town donde habrá una gran variedad de NPCs con los que relacionarnos, los cuales tendrán sus propios problemas y nos pedirán ayuda para resolverlos. Pero yendo un paso más allá, a estos NPC podremos hacerle regalos y afianzar amistad con ellos hasta el punto de poder vivir con ellos o incluso pedirles matrimonio, además con la posibilidad de permitir bodas entre personas del mismo sexo -solo en la versión occidental-.

En el apartado audiovisual, los gráficos cartoon le dan un toque muy simpático y agradable al juego, aunque algunas conversaciones y temas tratados por los NPCs tienen algunos toques adultos para los que no quieran quedarse solo con la parte infantil del título. La banda sonora es bastante buena, con melodías relajantes que harán más amena nuestra tarea de sembrar y realizar las labores de granja, aunque no contaremos con doblaje alguno, relegando la información a textos en castellano.

En resumen, Story of Season: Friends of Mineral Town es un juego muy agradable con el que poder desconectar un rato. Tras jugarlo y ver sus características entiendo por qué es una de las entregas mejor valoradas por los jugadores, quizás más por su fanbase proveniente de la entrega de Game Boy Advance que por los fans del propio remake. Aun así, como ya comentamos, se queda lejos de otros títulos similares que tienen muchas más opciones y profundidad, pero no deja de ser un gran juego con el que iniciarse en el género de manera amistosa.

 


Este análisis ha sido realizado en PlayStation 4 mediante una copia cedida por Meridiem