Cuando el estudio polaco Destructive Creations se dio a conocer en 2015 con su más que polémico Hatred, pocos pensarían que a la hora de afrontar el que fuera su tercer trabajo, el género elegido fuera la estrategia y estuviera ubicada en el marco temporal del medievo europeo. Un RTS histórico con campañas basadas en eventos reales, que nos recordará a la obra de Relic Entertaiment: Company of Heroes, aunque con varios siglos de diferencia entre la acción de ambos. Así llegó Ancestors Legacy a PC en 2018, y así ha llegado posteriormente a consolas, con una conversión con claros y oscuros que ahora comentaremos.

Lo primero antes de abordar el coste, en este caso, del paso a PlayStation 4 y Xbox One, es introducir el juego que nos ocupa, y es que como pudimos ver en su salida a PC, tendremos entre manos un RTS bastante directo y asequible, que huye de la gestión más minuciosa de otros juegos del género, para apostarlo todo por una acción directa y brutal, no sin cubrir ciertas parcelas típicas de este tipo de juegos. La mayor parte del proceso de gestión, construcción, y recolección de recursos se ha automatizado, para que podamos centrarnos en la estratégia, las tácticas, y el combate en sí. Podremos elegir entre jugar un modo historia dividido en cuatro campañas, una por cada facción, y cada campaña constará de cinco niveles; una escaramuza con las condiciones que nosotros configuremos para la partida; o jugar escaramuzas online contra otros jugadores.

Entre las facciones de Ancestors Legacy nos encontraremos a los vikingos, a los anglosajones, a los germanos, y a los eslavos, cada facción con sus variantes y peculiaridades, y con sus características únicas. Si jugamos el modo historia, se nos irán narrando eventos históricos aderezados con vídeos in game e ilustraciones que nos van contando los eventos mientras nosotros vamos cumpliendo los objetivos que se nos indican con la facción protagonista, sin embargo en las escaramuzas y online, podremos elegir la facción que deseemos entre las cuatro posibles. En la versión de PC, existe una quinta campaña, protagonizada por Saladino, y una nueva facción, los sarracenos, que llegaron mediante DLC de pago unos meses antes del lanzamiento de la versión de consolas, y que hubiera estado bien que se hubiera incluido en esta versión, o al menos que hubieran anunciado planes de lanzamiento de este contenido en consolas, lo que de momento se desconoce.

La primera campaña, la vikinga, que narrará el asalto y asedio al monasterio de Lindisfarne, nos servirá de tutorial, para aprender y comprender los conceptos básicos de lucha por escuadrones, manejo de tropas, el uso del ciclo noche-día, las opciones de sigilo, retirada, la creación de trampas, y el uso del terreno para tomar ventaja. Todo enfocado al enfrentamiento directo, no necesariamente a lo loco o mal planificado, pero es evidente que el juego nos lleva a la confrontación, para lo cual tenemos que tener muy claro de qué tropas disponemos, sus fortalezas y sus debilidades. Para la creación de estas tropas, tendremos que conseguir recursos, aunque el juego se encarga de simplificarnos esta parte al máximo. También dispondremos de héroes con algunas características especiales para mejorar a nuestras tropas, las cuales irán subiendo de nivel conforme vayan luchando y nos permitirán acceder a nuevas tácticas como adquirir un enfoque defensivo, o uno ofensivo con sus respectivas bonificaciones, entre otras tácticas. Finalmente cada tipo de tropa es fuerte contra un tipo, y débil contra otro, al igual que cada facción tiene sus ventajas, como mejores soldados cuerpo a cuerpo, arqueros de larga distancia, o caballería pesada; y sus carencias.

Ahora entramos al apartado donde Ancestors Legacy no cumple con lo esperado. En la versión de PC disfrutamos de un apartado técnico a la altura, con grandes modelados muy detallados, pero en consolas estos son más básicos, al igual que las texturas del terreno. Usar el zoom sobre el mapeado destapa una serie de carencias gráficas inexplicables, al ser las consolas actuales capaces de esto y más. Sabemos que en un juego de este tipo y género, este apartado gráfico es asumible, pero no deja de ser curiosa esta regresión. Por lo demás, los efectos de luces están bastante conseguidos, sobre todo los de fuego, y cuando hacemos zoom en plena batalla, podremos ver a las tropas manchadas de la sangre del enemigo y detalles de este tipo, al fin y al cabo el medievo era así de brutal y estamos con los creadores de Hatred. Sonoramente, la banda sonora es bastante buena y acompaña la acción perfectamente, y los efectos de sonido destacan por su variedad y calidad, y en como resaltan la sensación de combate medieval real.

El control y la interfaz se han adaptado para las consolas, ya que carecen de la facilidad e inmediatez que da un teclado y ratón para este género en particular. Al principio nos costará hacer algo a derechas, tendremos que adaptarnos a que todo va a requerir agilidad y el manejo continuo de los botones superiores y los gatillos, que podrán desde desplazarse entre los grupos de tropas, a desplegar una rueda de accesos directos a las ordenes más usadas. En el momento en que nos hacemos al control, veremos como todo es más ágil de lo que parecía al principio, y que nos manejamos con soltura entre todas las acciones.

Ancestors Legacy funcionó muy bien en PC, y funciona en consolas, pero es difícil entender como se han descuidado detalles como el tema del DLC de Saladino, que trata un evento histórico bastante interesante, con su enfrentamiento contra los cruzados, y sobre todo el bajón que ha sufrido el apartado técnico del juego, lejos de lo que ambas máquinas pueden ofrecer. Algunos jugadores añadirían a la lista el control, que al principio requiere un aprendizaje, pero una vez adquirido, se hace ágil el cambio entre tropas y la marcación de objetivos, además de que el rediseño de la interfaz con la rueda de acciones ayuda. En todo caso sí podríamos decir que a la hora de dar ordenes adicionales a nuestras tropas en plena batalla, la situación se vuelve algo confusa, pero por lo demás el control no implica mayor dificultad una vez que nos hemos adaptado.

En conclusión, nos estamos llevando una experiencia similar pero algo peor que la del juego original. Si este juego en su versión de PC llega a ser casi sobresaliente, en consolas debemos necesariamente darle un tirón de orejas a Destructive Creations por descuidar el apartado visual y por tenernos en ascuas sobre la quinta campaña. A pesar de ello, Ancestors Legacy es un RTS muy interesante por su temática, por lo conseguido que esta su ambientación y su representación de la brutalidad de las batallas medievales, y por su enfoque claramente bélico, que deja la parte de gestión y recolección como algo de lo que no preocuparte demasiado. Mejor en PC, si no, en consola tampoco es una mala opción.

 


Este análisis ha sido realizado mediante una copia cedida por Meridiem Games