Estamos habituados a ver muchos lanzamientos de videojuegos últimamente y cada vez este panorama es mayor, lo que hace que tengamos más ganas de jugar. Hay eventos como el Steam Fest donde pude probar la demo de este There Is No Light, aunque su resultado fue algo precario. Pero no era la primera vez que oía algo sobre There Is No Light y es que su apartado artístico tan resultón no hizo que pasara desapercibido su kickstarter. El título fue un éxito en lo que a financiación se refiere, debía conseguir 30k dólares pero en cambio juntó la friolera de 71k, duplicando su beneficio, ahí fue la primera vez que lo vi. Ahora he podido probar su versión final y aquí os dejo mi pequeño análisis de este título, un título lleno de claros y oscuros desarrollado por Zelart y su gran distribuidora Hype train digital

Antes de nada seleccionaremos la dificultad y es que esto va a ser vital, tras jugar más de 6 horas en dificultad Guerrero, me di cuenta de que no merecía la pena porque las diferencias con el modo fácil son notables y pueden llegar a perjudicar nuestra experiencia sobre el juego. Por ello recomiendo jugar en fácil este título. 

Basado en 4 grandes zonas se desarrolla un oscuro y sombrío mundo subterráneo, la mayor parte de la humanidad se extinguió con un gran cataclismo y la que queda está gobernada bajo la orden de la Gran Mano. La iglesia tomó el control de todo y en todo momento vemos como ese gran cataclismo afectó al mundo donde se desenvuelve este There Is No Light. Nuestra misión no será otra que la clásica donde deberemos salvar a nuestro hijo, ya que la iglesia lo raptó y lo puso bajo su cuidado, pero mientras lo recuperamos esto se convierte en algo totalmente secundario, el título pronto nos adentrará dentro de su universo donde podemos ver todo tipo de referencias lovecraftianas y místicas. 

En ocasiones encontraremos tomas de decisiones en ciertos diálogos, unos influyen y otros tienen poca relevancia pero el título la verdad que decide usar un sistema de karma de lo más interesante. Un sistema que a veces nos pone contra la espada y la pared y es que morir será natural en el título, pero a veces este sistema de karma nos trata de influenciar, ya sea abriendo atajos para que no tengamos que recorrer largos recorridos o un pequeño orbe curativo que nos permitirá curarnos una única vez. Sí, a pesar de beber de los soulslike por algunas cosas, no decidieron optar por frascos de estus, aunque si jugamos en fácil siempre tendremos uno asegurado. 

El título no nos da muchas indicaciones, lo cual puede ser muy frustrante, sobre todo en sus primeros compases. Podremos interactuar con pocos elementos, a priori estos estarán marcados por un halo de mariposas, las cuales entre otras cosas nos marcarán los caminos hacia los puntos de control. Cada zona tendrá varios objetos y nos permitirán regresar a zonas anteriores en todo momento, por si nos hubiéramos dejado algo, por lo que su sistema de exploración y diseño de niveles no es para nada lineal. Además ocurre que tampoco tenemos por qué encontrar las armas adicionales a la primera, y es que a pesar de que nuestro héroe tenga 4 armas diferentes y un gran árbol de habilidades, si no exploramos los rincones de There Is No Light, no encontraremos las faltantes. El juego no lo pone fácil y en ocasiones encontramos textos contradictorios sin mucho fundamento que, más que ayudarnos, logran perdernos.

Algo que no me ha gustado ha sido su sistema de combate, basado más en un modo hack ‘n slash que en un Soulslike que no termina de desenvolverse bien. El título utiliza un sistema de combate bastante sencillo, tenemos el golpe básico, un golpe en carrera y conforme vayamos eliminando enemigos podremos cargar una barra para lanzar un ataque especial, este entre otras cosas nos dará puntos de habilidad que podremos usar para desbloquear nuevas skills o curarnos un poquito. Lo que realmente no me ha terminado de convencer ha sido su sistema de parry, y es que en sí el título cuenta con dicha mecánica, pero se aleja muchísimo de lo que entendemos por ello. No tendremos ningún escudo, este parry lo realizaremos con la espada, nuestra compañera en toda la aventura y no resulta del todo útil. Muchas veces te lloverán los golpes y no sabrás ni de dónde vienen, ni tratando de esquivarlos podrás evitarlos, y esto puede desembocar en una nueva muerte. 

En cuanto a lo visual, There Is No Light luce sensacional. La cantidad de modelos de npcs, jefes y su sorprendente diseño de corte gótico en muchas ocasiones, donde el horror está a la orden del dia hace que todos y cada uno de estos rincones sean sorprendentes. No puedo decir lo mismo de lo sonoro, el título cuenta con bastantes pistas de 16 Bits aunque resulta un poco repetitivo a lo largo de sus 25-30 horas de partida. Además, si algo hay que elogiar es su traducción, el título viene totalmente traducido al español y cuenta con un genal añadido y es que en ocasiones una calavera sacará su humor a relucir con chistes totalmente adaptados, como si fuera Paz en Metal: HellSinger

En conclusión, There Is No Light es un ARPG con toques de otros géneros que no dejará indiferente a los jugadores, su nivel narrativo y su apartado artístico son buenas razones para ser atrapados en su universo pero su sistema de combate, resulta bastante mediocre, por lo que el jugador deberá decidir si le da una oportunidad.

 


Este análisis ha sido realizado en PC mediante una copia cedida por Vicarious PR