Análisis – White Night

Boston, 1938. Mientras conducimos por una oscura carretera, con la única compañía de la luna a ciertos intervalos, se nos cruza una figura femenina, que creemos arrollar con nuestro vehículo y nos hace tener un accidente. Nuestro protagonista, herido, no duda en salir del coche con la intención de buscar a la chica que creímos ver y atropellar, y para buscar auxilio para nosotros mismos.  No se nos ocurre nada mejor que adentrarnos en la mansión que se encuentra frente a nosotros, la mansión Vesper. Con este preámbulo, el estudio francés OSome Studio nos presenta su primera obra, White...

Leer Más