¿Quién no ha disfrutado con sus amigos alguna vez en un karaoke? Normalmente con unas cuantas copas de más, eso sí. Y es que, cualquier experiencia que permita desataros en presencia de gente de confianza, siempre es una buena experiencia, y, en la mayoría de los casos, una experiencia divertida. Ya se sabe, «cualquier cosa con amigos siempre es mejor». Y es por eso que siguen apareciendo para nuestras consolas títulos del género party. Y es por eso que, un año más, aparece en nuestras consolas un nuevo título de la ya veterana saga Let’s Singen concreto Let’s Sing 12.

Sin micrófonos

Uno de los problemas que suelen venir con los juegos relacionados con el mundo de la música es el equipamiento que llevan con ellos. Yo, siendo un antiguo fan de los Guitar Hero, tengo un par de guitarras -videojueguiles- en casa que no sé qué hacer con ellas. Pasa con Rock Band, y todos sus instrumentos, y pasaba con los juegos de karaoke y sus sempiternos micrófonos. Dejaba uno de jugar y tenía que tener un espacio reservado para un equipo que, muchas veces, no cabía o no era necesario en una casa pequeña -¡y más si uno vivía con sus padres, padres cansados de tanto trasto inútil por medio!-.

En ese sentido, la saga Let’s Sing, desde hace un par de años, ha decidido, a mi entender de forma muy positiva, aprovecharse de las capacidades digitales de hoy en día. Para cantar en Let’s Sing 12 no será necesario poseer o comprar un micrófono, ya que han ofrecido aplicaciones tanto en iOS como en Android para poder cantar desde nuestro móvil. Tu móvil será tu micrófono. Sin duda es una decisión acertada ya que la compra del juego no depende de la compra de cachivaches externos -casi todo el mundo tiene acceso a un smartphone hoy en día-.

La aplicación, por norma general, funciona bien. Tampoco se necesita mucho, una aplicación que encuentre nuestra consola y que pueda actuar como micrófono. Eso sí, es necesario comentar que el sistema de emparejamiento con la consola es cuanto menos, curioso, y diría que no especialmente bueno de cara al usuario, ya que la forma de que la consola detecte el móvil es cantando a través de él. Y ahí, cuando aún no hemos empezado a jugar y, por tanto, aún no hemos acabado de romper el hielo, igual cuesta un poco cantar los suficiente como para que se empareje.

De todas formas, en general, la sensación es positiva, pudiendo tener distintos móviles en la misma consola para cantar varias personas, sin necesidad de gastarse el sueldo con micrófonos. Obviamente, con micrófonos también se puede jugar, y la calidad del sonido entrante siempre va a ser mejor. Simplemente, no son necesarios.

 

Modos de juego para todos los gustos

Let’s Sing 12 no escasea en modos de juego. Tendremos, como siempre, el modo Clásico, donde cantaremos sin más para obtener una buena puntuación. Pero, además, el juego ofrece unos cuantos modos más para disfrutar en pareja o en grupo, como el modo Feat en el que cantaremos duetos o el modo MixTape, con el que cantaremos cinco fragmentos de distintas canciones de forma aleatoria. Obviamente, también existe el competitivo online si os queréis enfrentar a jugadores de todo el mundo.

De modos vamos servidos, aunque tenemos curiosidad para ver cuáles pueden aparecer nuevos en sucesivas entregas. ¿Os imagináis un modo Eliminación dónde cantan 8 personas y a cada tramo de la canción va eliminando al que menos puntos tenga? Yo lo dejo ahí.

 

Variedad de géneros musicales… escasa

Let’s Sing 12 nos llega con 35 canciones, un número nada desdeñable, con artistas muy actuales como Aitana o Daddy Yankee, y con clásicos como el Show Must Go On de Queen o el Wannabe de las Spice Girls que intenta añadir variedad al catálogo del juego.

Aquí viene una opinión totalmente personal y asumiendo que yo no soy el target específico de este juego: La variedad de géneros se antoja escasa, tirando en la gran mayoría de canciones hacia el reggaeton o el pop comercial. Hay cuatro o cinco canciones que se salen de la norma y que proceden de grupos como Bon Jovi, Linkin Park o los ya mencionados Queen, pero si el jugador no es consumidor del pop actual, debería apartarse de comprar este juego. Incluso he intentado observar esa variedad en los contenidos descargables de pago, pero continúan siguiendo la misma tendencia, lo que es una lástima. ¡Y es que a los rockeros también nos gusta el karaoke!

Aún así, para el que de verdad sepa apreciar las canciones que hay aquí, como ya decía, 35 canciones no es un número bajo, y seguro que tiene la suficiente variedad como para pasárselo bien. Y eso es lo que importa.

 


Este análisis ha sido realizado mediante una copia cedida por Koch Media