En EEUU, desde prácticamente siempre, han existido los campamentos de verano. Campamentos donde los niños se van por un tiempo determinado -una semana, dos- y se mezcla con la naturaleza mientras ganan insignias de boy scout y sus padres respiran por no tener que estar pendientes de ellos en casa. Si bien en España este tipo de campamentos no son habituales -tenemos otros, aquí un servidor iba a la granja-escuela o a l’escoleta d’estiu-, los conocemos perfectamente gracias a películas, series, y, en general, a la influencia que tienen los Estados Unidos en el mundo.

Ahora, Deli Interactive, un pequeño estudio formado por tan solo 3 personas -y algunas más de apoyo-, intenta replicar esta experiencia en nuestro preciado mundo videojueguil. Niños, bienvenidos a Camp Canyonwood.

Ajá, pero aquí nuestra misión no es ser un niño y disfrutar del campamento de verano. Al contrario. Seremos el propio monitor del campamento. Monitor/gestor además, ya que nuestra tarea incluirá devolver a Camp Canyonwood su gloria pasada.

Empezaremos con una pequeña cuadrilla de niños a los que tendremos que dar de comer, enseñar a sobrevivir en el bosque y, sobre todo, entretener. Son niños, al fin y al cabo. Su objetivo será ganar medallas, y ganarán medallas cada vez que aprendan una habilidad nueva. Estas son bastante diversas, existiendo habilidades como pescar con caña en el lago, talar árboles o atrapar bichos, por nombrar algunas.

Para aprender una habilidad tendrán que practicarla ellos mismos o vernos a nosotros realizarla. Esto último también ayudará a nuestro propio personaje, ya que nosotros también iremos subiendo poco a poco puntos de habilidad. Cuanta más habilidad tengamos, mejor aprenderán nuestros alumnos. Ahora bien, realizar acciones gasta energía, por lo que a la larga nos interesa que sean nuestros propios «alumnos» los que realicen estas actividades por nosotros.

Pero como decíamos, al final lo importante aquí es que los chavales se sientan entretenidos, a gusto, y seguros. Que se lo pasen bien. Porque así, volverán al campamento en la próxima tanda. Y a cuanta más gente, más ingresos. También tendremos que conseguir, para ello, que no se vayan antes de hora, claro está, si un chaval no se siente seguro, por ejemplo, puede pedir que sus padres vengan a recogerle, perdiendo parte del importe de la matrícula en Camp Canyonwood.

Y sí, los chavales pueden sentirse poco seguros. Hay osos. Y otros peligros. Es bastante probable que si tus alumnos ven a un oso, aunque esté durmiendo, se desate el caos, y nos toque correr detrás de cada uno para recogerlos y calmarlos. Son niños, al fin y al cabo.

No entiendo para qué tanto pánico, si, total, el oso está durmiendo.

Cuando no estemos pastoreando niños, estaremos construyendo distintos utensilios que nos ayuden a seguir adelante. Y es que, en ciertos apartados, Camp Canyonwood no se aleja de un survivalcraft tradicional. Con ciertos objetos haremos una caña de pescar que nos ayudará a pescar peces y tener comida. Con ciertos otros tendremos un hacha que nos ayudará a cortar árboles, y, por lo tanto, a conseguir madera. Madera que utilizaremos para construir cabañas, por ejemplo.

Este último párrafo podría servir de descripción para casi cualquier juego del género desde la aparición de Minecraft, y este no se queda corto. Podremos decorar nuestras cabañas, que además nos servirán de refugio frente a la intemperie y nos ofrecerán comodidades que iremos construyendo poco a poco.

También iremos entablando amistad con nuestros compañeros de Camp Canyonwood, que nos servirán para distintos propósitos, teniendo el manager oficial del propio campamento, la cocinera o el médico, por ejemplo. Hay que decir que tendremos diálogos hilarantes, tanto con ellos como con los propios niños, en un juego con una factura artística bastante buena, se ha de añadir. No solo diálogos hilarantes, sino que existe una historia de fondo que más adelante, en sucesivas versiones, puedo imaginar que iremos desgranando, con un toque de cierto terror.

Eso sí, es un juego con un inicio duro. No hay muchas explicaciones -me costó de primeras saber como alimentar a los críos hasta que al final los envié a pillar bayas de los arbustos-. No podemos decir que aquí se nos lleve de la mano, teniendo además una interfaz algo durilla. Eso sí, recordemos que se trata de la primera versión, alpha además, de un juego que acaba de aparecer en Steam en formato Early Access, por lo que esperamos que poco a poco se le vayan añadiendo funcionalidades y contenido. Aún así, nuestra primera impresión ha sido bastante buena.

Por ir concluyendo, Camp Canyonwood es un juego que nos hará disfrutar de esos campamentos de verano que hemos visto tantas y tantas veces en televisión. Si te gusta la temática y/o eres fan de los juegos de gestión con survivalcraft, échale un vistazo, porque puede ser lo que andas buscando ahora mismo. Recomendado.

 


Este artículo ha sido realizado mediante una copia cedida para PC por Graffiti Games.