Mundojuego esta bajo asedio, los marines hiper musculados de NuevaGen lo están invadiendo y el héroe legendario ha caído. Un niño llamado Rise y su, ahora, pistola sagrada Shine son la última esperanza de Mundojuego. Y es que esta extraña pareja, se verá envuelta en una aventura que si bien en un primer lugar da la sensación de enfrentarnos a un run & gun al más puro estilo de Metal Slug, pronto veremos que Rise & Shine toca más géneros de los que en un principio parece.

Y es que nada más empezar el juego, el niño llamado Rise, mientras intenta escapar del ataque de los invasores, acaba junto al héroe legendario, sospechosamente familiar, que nos hará entrega de la pistola sagrada Shine para después perecer dejando el destino de Mundojuego en nuestras manos. Este,  viene a ser un mundo de videojuegos, lleno de referencias —yendo más allá de una simple similitud— de un montón de videojuegos y personajes tanto de juegos clásicos como  actuales. Pronto nos veremos con una sonrisa en la cara cuando comprobamos tal situación, o tal personaje, haciendo que avanzar por la devastada Mundojuego tenga un plus de interés por ver la próxima referencia. Un mundo, que hay que decirlo, es totalmente variado, sin partes genéricas que se vayan repitiendo. Todo un detalle y buen hacer de los españoles de Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team.

Y es que esta aventura de acción que a ratos nos podría recordar a un run & gun, otros a un bullet hell, y otros a un juego de puzles de habilidad y precisión, coge su base de algo totalmente distinto. Si empezamos a quitarle capas, encontramos una base muy similar a la del aclamado Limbo, donde la muerte no penaliza, sino que es necesaria para descubrir ciertos peligros y trampas. Sin sucumbir ante ellos, no podríamos aprender a evitarlos. Shine, —la pistola chula y un poco cascarrabias— nos otorga además de munición infinita, vidas ilimitadas, de forma que gracias a los numerosos puntos de control, morir no será mayor problema, sino una mecánica totalmente necesaria para aprender y avanzar por el juego.

Así pues tenemos un avance lateral en 2D, donde Rise irá desplazándose con unos movimientos más bien limitados, y a pesar de alguna sección plataformera, el peso de la jugabilidad recae en las posibilidades del manejo de Shine. Tendremos secciones de disparos donde si no tenemos cuidado, nos podemos meter en un lío importante, a pesar de que se ha añadido la opción de usar coberturas pulsando el botón A, como si de un Gears of War se tratase. Como en todo bullet hell, podremos esquivar, para lo que necesitaremos bastante precisión o podremos destruir las balas enemigas disparándolas con nuestra pistola. Y también tendremos secciones de puzles, no tanto de pensar, sino más de habilidad, de usar las capacidades de nuestra pistola —como la de controlar la trayectoria las balas con ciertas reglas—, para poder resolver un puzle con la dificultad añadida de que a lo mejor nos encontramos en ese momento bajo fuego enemigo.

Este conjunto de mecánicas, que los chicos de Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team han unido con maestría, con una base tan reconocible como la de Limbo, no está exento de algún punto negro. Conforme más vamos a avanzando, más empieza a pesarnos las secciones de puzles, primero porque nos cortan el rollo después de venir de una sección de acción y ritmo alto, y segundo porque se suele repetir el modo de resolución. También hay que destacar otro lunar, y es la desorbitada subida de dificultad justo al final.

Llegamos al apartado audiovisual. Técnicamente el juego luce bien y artísticamente el juego es precioso, con un dibujado soberbio, un colorido sublime y una animación a tono con lo que estamos viendo. A esto, hay que añadir lo antes mencionado, el juego no repite fondos ni zonas, todo está creado de continuo, y es un detalle, que muchas veces no tienen ni las grandes desarrolladoras hoy en día. Es una delicia todo lo que vemos, y en más de una ocasión, nos matarán por estar admirando los fondos y el escenario. Un diez a la dirección de arte.

Sin embargo el apartado sonoro no goza de la misma suerte que el apartado visual, si bien es correcto, con unos efectos sonoros bien realizados, los temas que componen la banda sonora no son destacables. Acompañan bien, pero sin pretensiones o ambición, lo cual no es necesariamente malo, pero es una pena que con tal apartado visual, el apartado sonoro se le haya quedado tan justo.

Podemos concluir que desde Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team han hecho un gran trabajo cogiendo una base como la de Limbo, y tocando otros géneros que para sorpresa del que escribe, han funcionado bastante bien. Aunque es justo decir que no todo es perfecto, y conforme avancemos durante las alrededor de seis horas que dura, iremos notando más esos cambios de ritmo. Pasaremos de la acción más frenética a un momento de puzles sin acabar de sentirnos satisfechos con ello. O ese subidón de dificultad justo al final, aunque el juego tampoco es que sea fácil en ningún momento.

Rise & Shine acaba de ser lanzado en Nintendo Switch al precio de 14.99 euros. Se trata de un juego muy recomendable que conjuga de forma satisfactoria varios géneros en principio no demasiado compatibles, logrando un resultado que hará las delicias de todo aficionado a los juegos 2D. Todo ello con un montón de referencias y homenajes a videojuegos y personajes de clásicos —y también de juegos modernos— que gustarán a todo seguidor del mundillo. Y lo completa un apartado audiovisual donde el apartado artístico es un escándalo, una oda al buen gusto y a una plasticidad, belleza y gusto por el detalle digna de un estudio AAA. Lástima que la banda sonora no tenga tanto mimo como el arte, aunque tampoco está mal, simplemente acompaña adecuadamente.


Este análisis ha sido realizado mediante una copia cedida por Super Awesome Hyper Dimensional Mega Team