Todos los que tenemos ya cierta edad hemos crecido con películas y series de fantasía como Dragones y Mazmorras, que nos transportaban a mundos medievales totalmente fantásticos. ¿Quién puede decir que no hayamos soñado con vernos algún día dentro de esos mundos? Son muchos los videojuegos que nos han adentrado en ellos, desde sagas como Ultima en los albores del videojuego, hasta otras como The Elder Scrolls con Skyrim como última aproximación. Pero los afortunados poseedores de un sistema competente de realidad virtual, tenemos además un aliciente extra, y es el poder vernos, literalmente, dentro de esos mundos.

Witching Tower nace de la mano de Daily Magic Production, compañía curtida en el desarrollo de videojuegos para dispositivos móviles. Esto, que a muchos podría poner en guardia, suele ser habitual en bastantes pequeñas desarrolladoras independientes que deciden probar fortuna en los dispositivos de realidad virtual, ahora que está en sus comienzos y, no lo neguemos, es más fácil visibilizar tu obra. Veamos si su opera prima cumple con lo deseable.

La historia nos sitúa en un contexto de brujería medieval en el que han pasado unos años tras una guerra en la que las criaturas malignas de turno salieron victoriosas. En el centro de esta pesadilla, reza el argumento, la Torre de la Brujería que da nombre al juego, se alza dirigiendo el caos en que está sumido el mundo, creciendo en poder.

En este contexto tan poco apetecible, encarnamos a la heroína circunstancial, Anna, que sin muchas pistas sobre la historia que nos depara el título, irá hilando a lo largo del propio juego el lore del mismo mediante textos que nos iremos encontrando en libros, pergaminos o carteles. Tambien nos irá dando pistas un particular ayudante que nos seguirá de forma permanente, flotando alrededor nuestra, y ciertos espíritus que encontraremos a lo largo de la torre y a los que deberemos liberar del sufrimiento eterno en que se ven sumidos.

 

Jugablemente, Witching Tower nos propone un juego de acción, aventura y puzles, y lo sobrelleva con irregular desempeño. La inmersión conseguida en su desarrollo, en la parte aventurera, es bastante satisfactoria, y es bastante disfrutable el deambular por las estancias de la torre a la par que vamos descubriendo la historia por nosotros mismos. Los puzles son, igualmente, bastante correctos. Algunos más lógicos y sencillos se dan la mano de otros más complejos y que nos obligarán a dar más de una vuelta alrededor, pero igualmente se ha conseguido un equilibrio disfrutable para los amantes del género. Es en la parte de la acción donde el juego no termina de ser satisfactorio. Y es que, por un lado, no todas las armas están igual de conseguidas en su uso, siendo tal vez el uso del arco el que más hemos podido disfrutar por su similitud con el de Hank, el arquero de la mencionada serie de Dragones y Mazmorras. Pero sobre todo el problema radica en la IA de los enemigos, que podríamos calificar prácticamente de inexistente. Los enemigos se nos abalanzan como meros peones esperando ser abatidos y a poco que dominemos las mecánicas jugables podremos superarlos sin sudar un ápice.

Combinaremos el uso de armas cuerpo a cuerpo y a distancia, cierto toque de magia, interacción con NPCs algo limitada, resolución de puzles… Es bastante variado, aunque profundiza poco en cada una de sus mecánicas y es ciertamente corto, pero es lo suficientemente variado como para que lo podamos disfrutar. Eso sí, una vez conocidos sus puzles, sus pasillos y recovecos, y teniendo en cuenta que sus combates están por debajo del de otros títulos similares, no invitará a rejugarlo.

Pasando al apartado técnico, podemos decir sin lugar a dudas que es correcto gráficamente. Teniendo en cuenta las exigencias de la RV, se agradece que en PC se puedan ajustar los detalles visuales, que deberemos ajustar a nuestro hardware para conseguir una experiencia fluida y evitar el temido «motion sickness». También para paliar su posible aparición, podemos escoger varios tipos de movimiento y velocidades, tirando de movimiento libre o del consabido teletransporte. No obstante, el giro será siempre a saltos jugando con Oculus Rift, lo cual en el caso del movimiento libre queda algo raro y presenta un problema. Y es que el área del stick ,que al girarlo hacia un lado hace que el personaje gire hacia ese mismo lado, es muy estrecha, haciendo que en ocasiones haya que realizar un par de intentos para girar. Esto se soluciona realizando el movimiento de giro nosotros mismos, lo cual no debería suponer un problema si jugamos de pie o en escala habitación, pero el juego es perfectamente jugable estando sentado, como anuncia la propia página de Steam, y en ese caso no sería posible.

 

Hay algún bug más, y el juego ha recibido parches desde su lanzamiento que han solucionado algunos, pero aún seguimos encontrando algún problema, no crítico, aunque solventarlos en algunos casos es fruto de la casualidad. Como por ejemplo encontrarse en algunos momentos con que al atacar con el arco, las flechas de energía chocan contra un muro invisible justo enfrente de nosotros y resulta que lo que provoca dicha interacción es la espada que llevamos en nuestra propia funda, haciendo necesario que tiremos dicha espada al suelo para utilizar el arco en ocasiones y luego volvamos a recogerla. Es algo puntual, pero no deja de ser un fallo que esperamos que solucionen en parches posteriores.

En cuanto al sonido, es correcto sin más, está bien posicionado, y ayuda a sumergirse en el mundillo que, por cierto, no debería duraros más de media docena de horas sin ser unos expertos, e incluso poco más de un par de horas si ya sois duchos en toda la serie de habilidades requeridas en el título. Esto, la baja duración, también suele ser marca de los títulos independientes para RV, fruto seguramente del bajo presupuesto que suelen manejar sus desarrolladores.

 

Witching Tower es, en líneas generales, un buen juego, dentro de sus valores de producción. No exento de detalles mejorables y aspectos por pulir, la desarrolladora tiene margen de mejora en futuros títulos. Por lo pronto, su corta duración se compensa con su salida a bajo precio y se convierte en un título a tener en cuenta.

 


Este análisis ha sido realizado mediante una copia cedida por Daily Magic Production