Pocos juegos hoy en día tienen una masa tan fiel como Monster Hunter, siendo una saga que lleva 15 años en el mercado y que, en este tiempo, ha sacado la friolera de 17 entradas entre entregas principales y spinoffs, sin contar revisiones como las ya conocidas versiones «G«. Y es que la saga producida por Ryozo Tsujimoto ha sabido reinventarse una y otra vez sin caer en la repetividad extrema. Sí, cazamos monstruos una y otra vez, pero el equipo de CAPCOM siempre sabe darle una vuelta de tuerca a la jugabilidad, sin dejar que se estanque en ningún momento. Y hasta el momento lo ha conseguido de forma extraordinaria.

La última entrega de la saga principal hasta el momento, Monster Hunter Rise, salía hace poco menos de un año en Nintendo Switch. Pero más vale tarde que nunca, se suele decir. Y, por fin, la nueva entrega de una de las franquicias más conocidas de CAPCOM llega a nuestros PCs. Con mejoras gráficas, resoluciones ultrapanorámicas, y esa jugabilidad a prueba de bombas que siempre ha caracterizado a la saga. ¡Que empiece la caza!

Una vuelta de tuerca a la movilidad

Si vamos a hablar de Monster Hunter Rise, lo lógico es que empecemos por la que es claramente su mayor novedad. Como comentábamos antes, y siendo algo que cualquier fanático de la franquicia ya conoce, la jugabilidad de Monster Hunter se ha ido depurando entrega a entrega haciendo que cada arma aporte algo especial y, si bien hay algunas más poderosas que otras, en general existe un balanceo entre ellas que permite que el jugador pueda jugar con su arma preferida sin miedo a que el meta diga que es un arma que no vale la pena utilizar. Y sí, entre todas las armas existentes, seguro que encuentras una que se adecúe a tus necesidades y que encuentres divertida.

Entonces, ¿cómo alteramos una jugabilidad que ya está refinada hasta el extremo? «Fácil»: añadiendo una capa más. Y esta capa en cuestión tiene nombre: el cordóptero. Los cordópteros son unos insectos a los que nos podremos enganchar para movernos por el mapa con libertad absoluta, como si de Spiderman con una tela de araña se tratase. Da igual lo alta que veas esa montaña, es bastante probable que con una buena gestión de los cordópteros -tenemos dos que tienen un tiempo de recarga por uso, aunque ese número se puede ampliar temporalmente- podamos llegar. Es más, probablemente acabemos encontrando una recompensa por hacerlo.

El Monster Hunter más vertical

Esto hace que nuestra movilidad se amplíe casi hasta el infinito, ya sea horizontalmente como verticalmente, lo que derivará en los mapas más verticales de la saga. Tendremos mapas con montañas a las que podremos subir, con diferentes niveles con bastante diferencia entre sí -mención especial al nivel del bosque, con dos niveles de altura que podrían ser dos mapas perfectamente- y convierten la exploración vertical en algo totalmente satisfactorio, ya que los cordópteros son especialmente cómodos de usar, haciendo que el desplazamiento sea más ágil que nunca. Sí, quizás la palabra que mejor define esta entrega de Monster Hunter es agilidad.

Pero no solo para desplazarnos nos sirven estos pequeños insectos, y es que esto va de cazar monstruos. Para los pocos que aún no conozcan la saga, Monster Hunter da lo que promete: caza de monstruos. Todo va orientado a eso. Tenemos un gran abanico de monstruos con diferentes fortalezas y debilidades y nuestra misión será cazarlos a todos. Para ello tendremos una especie de bucle en el que cazaremos monstruos menores, con sus partes nos forjaremos piezas de equipamiento que nos servirán para cazar monstruos un poco más difíciles y así hasta llegar a los monstruos de más alto rango. No esperéis aquí una historia trabajada -hay un monstruo enorme llamado Magnamalo que amenaza nuestra aldea, tenemos que acabar con Magnamalo, fin-, siendo quizás este el mayor debe, a mi parecer, de una franquicia que, al fin y al cabo, promete epicidad en la propia caza de monstruos, no en el argumento en sí.

Pues bien, de nuevo, tendremos una integración perfecta de los cordópteros en nuestros combates. Cada una de las armas tendrá un ataque especial que hará uso de uno de los insectos que dispongamos y, de la misma manera, tendremos la cordohuida, que nos permitirá esquivar rápidamente un ataque del enemigo con la ayuda de nuestro cordóptero o incluso recuperarnos en el aire cuando nos hayan lanzado de un golpe. Esto, de nuevo, añade una enorme movilidad al combate, no teniendo prácticamente momentos de respiro. También hace que esta entrega sea posiblemente la más fácil y accesible de todas.

Y es que el cordóptero nos permitirá, como acabamos de comentar, realizar una esquiva en el aire o recuperarnos rápidamente de un golpe, haciendo que no nos quedemos en el suelo a merced de los enemigos. Utilizar la cordohuída también hace que escondamos el arma instantáneamente, eliminando el tiempo del envaine de arma -y lo expuestos que podemos quedar por ello- cada vez que queramos tomar una poción, por ejemplo.

Por último, el cordóptero también nos permite montar a los monstruos cuando se cumplan ciertas variables en el combate. Montando un monstruo podemos atacar a otro para así hacerle más daño. O incluso mejor, podemos lanzar a nuestra montura contra la pared, hasta 3 veces, haciendo que ellos mismos se hagan un daño considerable.

Compañeros inseparables y una ciudad llena de opciones

Los cazadores empezarán Monster Hunter Rise en Kamura, la aldea natal del protagonista, y de donde han salido muchos cazadores legendarios, que hará de hub principal y donde pasaremos gran parte de nuestra aventura. Si podíamos meterle alguna pega a Monster Hunter World es que su aldea, en aras de mostrar su grandilocuente diseño, se tornaba especialmente complicada, con varias alturas, y que, cuando necesitábamos ir rápidamente de un lado a otro, nos resultaba arduo pesado.

Aquí no, aquí no nos hemos calentado demasiado la cabeza. Un par de edificios, y todo lo necesario prácticamente a mano. De nuevo, la agilidad por bandera, pudiendo ir casi a cualquier punto de la ciudad de forma rápida ya sea moviéndonos manualmente, o haciendo uso del viaje rápido. Todo con cargas prácticamente inexistentes, al menos, con el juego instalado en un SSD. En nada estaremos forjando nuestra nueva arma o armadura, o tomándonos un dango que mejore nuestras habilidades y atributos de cara a la próxima misión, o enviando miaurcenarios a los recónditos rincones del mundo para conseguir materiales. Quedaos con esto último, porque volveremos a ello.

Iremos siempre acompañados de un canyne, una especie de perro huargo en el que podremos montar, y, cuando hagamos misiones para un jugador, de un felyne. Los dos nos ayudarán en las peleas, convirtiéndose en compañeros esenciales para proseguir en la aventura. No solo eso, sino que volviendo al tema de la agilidad, montar al canyne nos permitirá escalar ciertas paredes rápidamente, o perseguir a los enemigos que huyen. No solo eso, sino que mientras estemos montados podremos hacer uso de los objetos de nuestro inventario, ya sea tomar una poción o afilar el arma. De nuevo, el juego intenta eliminar los momentos en los que el jugador queda expuesto al enemigo, añadiendo agilidad a los combates pero, es cierto, haciéndolos más fáciles.

Si bien tendremos dos compañeros iniciales, podremos contratar tantos canynes felynes como nos apetezca, cada uno con unas habilidades distintas, siento interesante, sobre todo a rangos altos, el hecho de cambiarlos antes de una misión. Los compañeros que tengamos contratados y no vayamos a usar los podremos enviar de expedición. ¿Recordáis cuando os hemos hablado de los miaurcenarios? Aquí están otra vez.

Estas expediciones se realizarán de forma automática, nosotros decidiremos a qué animales enviar y a qué parte del mundo y, dependiendo de sus habilidades y de la dificultad de la misión, esta se resolverá satisfactoriamente, o no, o a medias, teniendo que volver antes de lo previsto pero con algunos materiales ya recogidos. Es una manera de farmear materiales sin que tengamos que salir a cazar.

Pero Kamura no está segura en el bosque y los ataques de monstruos a la aldea son constantes, lo que nos lleva a las misiones de Frenesí.

Monster Hunter: Tower Defense

De vez en cuando nuestra aldea será atacada y nos saltará una misión de Frenesí. No os asustéis, no es necesario hacerla en el momento -excepto la de introducción- y se acepta igual que todas las demás misiones.

El Frenesí es una marabunta de monstruos que se dirigirán a la aldea y, nuestro objetivo, como podéis suponer, es impedirlo. Para ello tendremos una especie de Tower Defense donde montaremos varias plataformas con armamento, sean ballestas, cañones u otro tipo de armas. Haciendo uso de ellas, y colocándolas en los lugares correctos estratégicamente, tendremos que ahuyentar a distintas hordas de monstruos que irán apareciendo antes que destruyan la puerta principal de la aldea. Ir derrotando enemigos nos aportará puntos de Frenesí, que harán que la aldea suba de nivel y podamos montar mejores armas, o armas más automatizadas.

Como su nombre indica, es un modo frenético, y nos veremos moviéndonos arriba y abajo constantemente entre las distintas armas de las que dispondremos, para abatir a los monstruos enemigos. Si es estrés lo que queréis, lo obtendréis con este modo cuando tengáis a tres o cuatro enemigos grandes.

Sin duda, un buen añadido que aporta variedad al juego y que también nos dará sus buenas horas.

Mentalidad de portátil, para lo bueno y para lo malo

Monster Hunter Rise es un juego procedente de Nintendo Switch. Y se nota. De primeras ya se nota en lo técnico. Nótese que nosotros hemos jugado una versión preliminar -salida con más de un mes de antelación a la salida oficial- y, por tanto, pueden haber grandes cambios, pero, en general, quien espere un apartado gráfico comparable a Monster Hunter World va a salir decepcionado.

Ojo, que el port es maravilloso. El RE Engine ya ha demostrado que escala perfectamente y CAPCOM ha demostrado que se trabaja los ports a PC. Y aquí no es menos: tenemos texturas remodeladas, altas resoluciones, resoluciones ultra-panorámicas, fps desbloqueados, y montones de opciones gráficas para adecuar el juego al rendimiento de nuestro PC. No solo eso, sino que el juego va perfecto, ni una caída de frames, ni una rascada, o, como decíamos anteriormente, tiempos de carga prácticamente inexistentes. El trabajo de CAPCOM en este sentido es perfecto. 

La pantalla ultra-panorámica está perfectamente implementada.

Pero sigue siendo siendo un juego originario de Nintendo Switch. Y de la misma manera, los niveles, horizontalmente, también palidecen al lado de World, siendo mapas relativamente pequeños aunque, repetimos, con una verticalidad enorme, inexistente en las otras entregas de la saga.

La procedencia portátil del juego no solo se nota para mal, también al contrario. Habíamos definido anteriormente al juego como ágil, y aquí se nota especialmente, con, posiblemente, los combates contra enemigos más cortos de la saga. Quizás mi media en cada misión podría estar sobre los 10-15 minutos. Como ejemplo, la misión del jefe final de la historia -aunque sabemos que Monster Hunter realmente empieza al ver los títulos de crédito finales- me duró 17 minutos. Esto, que puede parecer un paso atrás, resulta en lo contrario, resulta en un enganche constante gracias a esa típica sensación de «una misión más y lo dejo». Puedo decir tranquilamente que Rise es la entrega que más me ha enganchado de la saga.

No he podido jugar al multijugador ya que, al ser una versión beta, no encontraba partidas, pero, siendo CAPCOM y viendo el port que han sacado, no dudo de que funcionará bien.

Por ir acabando…

Sin paliativos: Monster Hunter Rise es la mejor entrega de Monster Hunter hasta la fechaEl cúlmen de la saga. Habrá quien considere que se ha casualizado un poco, habrá quien espere algo más gráficamente, o habrá a quien le gustaría que tuviese una historia algo más elaborada -entre los que me encuentro-. Es cierto, Rise no es perfecto. Pero en este límite asintótico que es la búsqueda de dicha perfección, ningún otro juego se ha acercado más que esta nueva entrega. Ganazas de ver lo que se saca el equipo de World con los añadidos de Rise.

 


 Este análisis ha sido realizado en PC mediante una copia cedida por Koch Media