Honor, amistad, lealtad… palabras que definen perfectamente la saga Yakuza, aparecida por primera vez en 2005 para PlayStation 2 en el territorio nipón y casi un año después en el resto del mundo. Esta saga, que no es tan conocida debido a su escaso márketing y sus lanzamientos irregulares llegando incluso a tardar más de 2 años en llegar una entrega con respecto a Japón, tiene su reducido pero ruidoso grupo de fans que no paran de alabarlo. Un año después del lanzamiento en occidente de Yakuza 0 para PlayStation 4, nos llega por primera vez en la historia de la saga la precuela del Dragón de Dojima a PC a través de la plataforma de Steam. Es el mismo juego que pudimos disfrutar en PlayStation 4, ahora accesible para un público mayor expandiendo sus fronteras a Windows. ¿Será una honrosa adaptación o deberá cortarse el meñique?

 

El Dragón y el Perro Loco

Situémonos. La precuela de la saga nos sitúa a finales de 1988 y principios de 1989, el ocaso de una era de excesos y lujos. Resumiendo mucho, en dicho periodo vemos a un joven Kazuma Kiryu trabajando como yakuza para la familia Dojima, todo le va bien hasta que tras realizar un encargo es acusado de un crimen en una pequeña parcela del barrio de Kamurocho llamado «El solar vacío». Dicha parcela será el Macguffin de toda la elaborada trama del juego. Por otro lado en Sotenbori, Osaka, Goro Majima es un ex-yakuza que está gestionando un club nocturno de gran éxito para la mafia japonesa con la esperanza de que un día le vuelvan a meter dentro de la familia. Un día aparece esa oportunidad cuando le ofrecen realizar un asesinato que le garantizará el reingreso.

Poco más puedo decir sin desvelar más detalles. Yakuza 0 es una historia enorme de mafias, del honor y la amistad, con unos personajes muy vivos, giros de guión, una trama que realmente engancha y personajes bien escritos, contenido secundario aparte. En una frase: una historia de diez.

Kamurocho y Sotenbori: dos barrios muy vivos

Estos dos barrios son los escenarios donde controlamos libremente a los dos protagonistas. Cuentan con una gran abundancia de contenido que nos llevará horas descubrirlo todo: misiones secundarias, favores, amistades, minijuegos por doquier, coleccionables… el contenido es casi infinito. Podemos jugar a los bolos, al póker, al mahjong — una especie de ajedrez oriental —, ir a la discoteca a bailar o hacer citas a ciegas por teléfono. Apostar en combates de lucha femenina, ir a las recreativas a jugar a clásicos de SEGA como OutRun, Super Hang-On o Space Harrier, a utilizar el gancho para conseguir juguetes, enfrentarse a los temibles Sr. Chantaje — Mr. Shakedown —… y seguramente me deje más cosas, porque Yakuza 0 si algo no le falta precisamente es contenido. Completarlo todo llevará cientos de horas literalmente, imposible aburrirse.

Como pega quiero comentar que el sistema de guardado es arcaico: no cuenta con ningún tipo de autoguardado, es solo manual. Y para guardar hay que acceder a las cabinas de teléfonos esparcidas por Kamurocho y Sotenbori. No es una queja muy grande pero hay que estar atento a guardar progresivamente la partida en dichas cabinas. Como curiosidad la versión PC cuenta con una opción oculta en un archivo de configuración que permite activar la opción de guardar desde el menú sin necesidad de ir a las cabinas. Esto estaba oculto por una buena razón, y es que guardar la partida en momentos como combates causa que se dañe la partida y pérdida de los datos guardados.

Otra pega, y como la gente se imaginará, es que al igual que las demás entregas, está en perfecto inglés. En su defensa diré que no es un inglés muy complejo, sin tampoco llegar a los niveles de sencillez de Shenmue. Pero cualquiera con un nivel medio de inglés podrá disfrutar el juego, a los que anden escasos les tocará esperarse a una traducción no oficial, puesto que SEGA no parece estar por la labor de traducir el juego.

 

A mamporros con estilo

El plato fuerte de Yakuza 0 es su sistema de combate. Puede haber mucho contenido secundario, distracciones y diálogos bien escritos. Pero todos sabemos que los mamporros son la chicha del juego. En ese aspecto está más que cubierto, contamos con un profundo sistema de combate que nos permite elegir entre tres estilos distintos y mejorarlos gastando grandes cantidades de dinero en el menú de habilidades, dando mayor variedad y profundidad a nuestros movimientos de lucha. Agarres, movimientos especiales, combos… el sistema de combate es sin duda alguna el mejor elemento jugable de Yakuza 0.

 

Versión PC: apartado técnico y controles

Yakuza 0 ya se veía muy bien en su lanzamiento para PlayStation 4. No dejaba de ser la versión de PlayStation 3 subida de vueltas: 1080p y 60 fotogramas por segundo, un excelente espectáculo visual, atención especial a los modelados de los personajes principales de la trama, etc. Pero en PC es otro cantar. Aquí no estamos más que limitados por el hardware que nosotros mismos tenemos instalado en nuestro equipo. En PC, sin limitaciones, contamos con mejor calidad gráfica en general: texturas, iluminación, sombras…. todo se ve mejor que en la consola de Sony. Además podemos elevar la resolución a 4K y superar el límite de 60 fotogramas por segundo para una respuesta en controles todavía mayor.

La optimización es excelente, con un equipo modesto se puede conseguir un resultado similar — o superior — a la versión de PlayStation 4 y luego ya con equipos más potentes se puede conseguir jugar en las configuraciones más altas en 4K a 60 fotogramas por segundo sin una sola caída. Para los fans de las pantallas ultra-anchas 21:9, se cuenta con dicha opción con la gran pega de que se hace zoom al juego, eliminando campo de visión con respecto al formato estándar 16:9.

Los controles son la parte en la que el PC sale perdiendo: los controles con teclado y ratón son nefastos a excepción de la navegación en los menús. De hecho nada más ejecutar el juego, nos recomienda que juguemos con mando — «Un auténtico Yakuza juega con mando», reza el aviso —. En dicho caso utilicé el mando de Xbox One que funcionó más que correctamente, mostrando los nuevos iconos de los botones del mando de Microsoft. Para los que prefieran el DualShock 4 también pueden usarlo, pero tendrán que habilitar la función en el modo Big Picture de Steam para que al ejecutar el juego aparezcan los iconos del mando de PlayStation 4, y se pierden la función del touchpad, el cual no funciona aquí en la versión PC.

Por último, la banda sonora es una de las más cañeras y variadas en un videojuego, que cuenta con temas épicos, dramáticos y cañeros por doquier que dispararán la adrenalina de más de uno en los combates. Poco más que comentar.

 

En definitiva

El debut de Yakuza 0 en PC ha sido más que bueno. Hardlight y Lab42 han hecho un buen trabajo con la adaptación, la cual no está exenta de algunos fallos que son fácilmente solucionables. Estamos ante un juego con una historia muy adulta, personajes muy bien escritos, banda sonora épica y muy variopinta, enorme cantidad de contenido secundario — casi infinito — y una ambientación única. Yakuza 0 es una joya oriental que nadie debería perderse. Y esto solo es el principio, próxima parada: Yakuza Kiwami.