La primera fase de la Overwatch League ha llegado a su fin. La última jornada estuvo cargada de partidos decisivos que sirvieron como anticipo para lo que nos espera la próxima jornada. Las mejores noticias llegaron poco después de la conclusión de los partidos, cuando el comisionado confirmó que la fase dos se jugará con el nuevo parche, que incluye a Baptiste -el nuevo héroe- y decenas de cambios en el balanceo de personaje. Tan solo llevamos un cuarto de competición, de forma que con un nuevo y desconocido meta asomando la cabeza, no se pueden descartar las opciones de ninguno de los equipos para llevarse el premio final.

Washington Justice 1 – 2 Paris Eternal

Paris perdió sus opciones de playoffs por no ganar con un marcador más abultado, Washington salió cabizbajo por haber desperdiciado su mejor oportunidad de conseguir su primera victoria en la historia de la franquicia y el público terminó derrotado por haber presenciado un partido tan mal ejecutado. Uno de los encuentros más tristes jamás jugados en Overwatch.

London Spitfire 0 – 3 Seoul Dynasty

La conclusión más evidente tras los acontecimientos de las últimas semanas es que London ha tirado la toalla en este meta. Pocos campeones han lucido más desalmados y con ganas de volver a casa, a la espera de intentarlo si los vientos soplan de nuevo en su favor.

Seoul ha tardado más de un año en acercarse a las altas expectativas que supone jugar con un roster formado íntegramente por jugadores coreanos. A pesar de sus tropiezos en esta fase, tienen material para escalar hacia lo más alto. Aunque siempre hay que recordar que están a un mínimo desvarío de Fissure de caer como un castillo de naipes.

Boston Uprising 3 – 2 Dallas Fuel

En contra de los pronósticos iniciales, Boston se clasifica para las eliminatorias de fase gracias a una remontada de infarto. Su habilidad con el meta le ha dado la ventaja contra equipos de media tabla, pero queda la duda sobre cómo actuará ante los mejores. De momento Fusions es el líder de equipo ideal para mantener la motivación de una plantilla que un año más se ha menospreciado.

El balance de Dallas no está nada mal teniendo en cuenta el agujero negro en el que se convirtieron la temporada pasada. Pero su calendario ha sido muy asequible y no han conseguido clasificarse para los playoffs, de forma que todavía queda mucho camino por recorrer. Al final su dominio del meta ha sido bastante deficiente, como prueba la insistencia de jugar con Sombra para tapar las carencias del equipo.

Atlanta Reign 3 – 2 Chengdu Hunters

Las atrevidas composiciones de los Hunters cada vez funcionan mejor. La semana pasada estuvieron a punto de ser el único equipo que gana a Vancouver y en esta ocasión sí salieron airosos ante un rival tan sólido como Atlanta. La renuncia a ser un esclavo más del meta puede convertir a Chengdu en el héroe que tanto necesita la escena competitiva de Overwatch.

Philadelphia Fusion 3 – 1 Paris Eternal

Los presentes subcampeones pueden sentirse realmente afortunados con su calendario: en esta primera fase, con un meta tan poco favorable para ellos, han tenido rivales muy fáciles que prácticamente les han regalado el segundo mejor balance de la liga. Ahora toca rezar para que el nuevo parche de lugar a diferentes composiciones, porque la imagen actual de Philadelphia sigue estando muy por debajo de las expectativas.

Paris continuó con su descenso a las catacumbas de la clasificación. Todo el buen juego de las primeras jornadas se ha convertido en puro humo, destronando la reputación de Europa en el presente meta. Queda el consuelo de haber sacado 3 victorias en esta fase, especialmente valiosas si tenemos en cuenta que Eternal es el equipo que menos mapas ha ganado.

Washington Justice 3 – 2 Florida Mayhem

Cómo de horrible tuvo que ser el partido que perpetraron ambos conjuntos para que los propios comentaristas oficiales de la Overwatch League denunciasen la tortura que suponía ver este espectáculo. Poco les faltó para pedir perdón a la audiencia. Se supone que todo terminó en una gran fiesta para celebrar la primera victoria de Washington Justice, así como la de Ado que por fin sabe lo que es ganar tras participar la campaña pasada en la tragedia griega que fueron los Shanghai Dragons. Tristemente, nadie estaba de humor para festejos tras ser testigos de este esperpento.

Houston Outlaws 1 – 3 Atlanta Reign

Decía Jake que, al ser un equipo que a duras penas ha cambiado respecto al año pasado, Houston iba a tener una ventaja especial. La compenetración entre los compañeros suma muchas horas de experiencia y están curtidos en mil batallas. La realidad fue que los Outlaws solo consiguieron asustar a Atlanta cuando utilizaban el EMP, la que probablemente sea la ultimate más poderosa de Overwatch en su estado actual. Por mucho que presuman de experiencia y de compañerismo, la triste realidad es que todos los nuevos equipos tienen plantillas con igual o mejor talento, además de ser superiores en cuanto a ejecución. Reign es uno de ellos y, a poco que cuide sus altibajos, es candidato a alcanzar a los intocables New York y Vancouver.

Guangzhou Charge 0 – 4 Vancouver Titans

Ya es mala suerte tener que enfrentarte dos veces a Vancouver en la misma fase, condenando así tus opciones de clasificarte para las eliminatorias. No obstante, aquí se aplica lo mismo que con Los Angeles Valiant: no sirve quejarse del calendario si después tus actuaciones no están a la altura. Si bien el primer duelo entre Charge y Titans fue igualado y cargado de emoción, en esta ocasión Guangzhou fue absolutamente barrido del escenario y dependiese de ellos se habrían ido del Blizzard Arena antes del descanso para evitar la masacre. Eso sí, las ganas de ver a Happy en un meta que traiga de vuelta a los DPS no nos las quita nadie.

POWER RANKING DE LA SEMANA 5