Desde que hace un año descubrí el teaser de Inscryption, ya sabía que sería un gran indie. No soy de juzgar un libro por la portada, pero Daniel Mullins, se ha convertido en uno de mis desarrolladores favoritos en estos últimos años y es que siempre ha realizado un trabajo sublime, con obras como Pony Island y The Hex. Sin duda, Inscryption se ha convertido en uno de los mejores juegos que he jugado este año y es que el título logra sorprenderte en todo momento. Si algo saben hacer bien los chicos de Devolver es encontrar grandes obras y este año nos han dejado otras tan buenas como Death Doors y Loop Hero.

Entrando con Inscryption, se trata de un título único, un proyecto que empezó gracias al Ludum Dare 43, el tema era simplemente «títulos en los que se pudieran hacer sacrificios». El título de Daniel Mullins Sacrifice Must Be Made, constaba de 15 minutos de duración y tenía un ending. El juego fue tan laureado que decidió crear un videojuego de esa idea y así salió Inscryption, un roguelike deckbuilding con mucha personalidad.

Esta vez su creador desde el principio ya nos irá dando pistas y es que cuando comenzamos, no podremos empezar desde cero, sino que tendremos que darle a continuar. Todo va cobrando sentido y coge forma conforme entramos en la partida, la historia será contada por un extraño ser que hará de máster, algo que me recuerda a Hand of Fate, título del que creo que bebe bastante. Aunque esta vez, no es solo un deckbuilding, esta vez contaremos con pequeños rompecabezas alrededor de la mesa de juego por lo que coge un aire a los típicos Escape Rooms

La base del juego será la de un Deckbuilding con Sistema de roguelike porque encontraremos generación procedural y permadeath. En cada partida iremos avanzando en un tablero como si fuera un juego de rol de mesa encontrando diversas opciones, a veces podremos cambiar valores de las cartas, otras veces podremos pagar con dientes -Recurso que se utiliza como moneda de compra de items en el juego- o incluso tendremos la posibilidad de conseguir objetos que nos ayudaran en las mazmorras. Hay un buen número de eventos y cada uno tiene su aquel. 

Por otra parte, todas las fases tendrán un jefe final que batir. A veces la narrativa, que rompe la cuarta pared con giros brutales, será tan profunda que hasta algunas de las cartas que vayamos jugando nos irán dando consejos para progresar en la historia. Tanto consejos para ganar las partidas como de lo que nos rodea. 

Cada punto de daño que reciba nuestro rival sumará un peso en su parte de una balanza, aunque si nosotros somos los que sufrimos daño,  ocurrirá lo mismo en nuestro lado de la balanza, por lo que si queremos ganar deberemos asegurarnos de hacer ataques que sean lo suficientemente destructivos como para que el plato del rival acabe tocando fondo.

En las batallas, encontraremos distinto tipo de cartas, unas tendrán más defensa mientras que otras irán a hacer más daño, todas las cartas de criatura podrán ser sacrificadas para invocar cartas más poderosas con mejores prestaciones. Una carta muy útil es la rata mochilera, cuya habilidad es dropear un objeto aleatorio para añadir a tu mochila, un recurso muy lujoso por un único coste de dos sacrificios. Por otra parte, otras cartas necesitarán huesos para ser invocadas, cosa que conseguimos mediante sacrificios. Cada sacrificio nos dará un hueso. Nuestras cartas Criatura son limitadas, por lo que si mueren no podrán usarse de nuevo en la batalla, salvo que tengan una habilidad que lo permita.

Por otra parte tendremos un segundo mazo auxiliar, el mazo de ardillas, el cual principalmente usaremos para sacrificar o bloquear daño. En cada turno antes de jugar cualquier carta, tendremos que robar cartas de nuestro mazo de criaturas o de nuestro mazo de ardillas. Además, en las batallas podremos encontrar un códice en la izquierda donde podemos consultar toda la información relativa a las habilidades de las cartas, aunque a veces no está del todo claro su habilidad y la única forma de saber que hace es probarlo.

Por último, el juego cuenta con bastante rejugabilidad, la cantidad de mazos es bastante elevada, la sinergia entre las cartas es espectacular y cada camino será único en cada recorrido, nuestra vida depende de un candelabro, y tendremos dos únicas vidas -dos velas encendidas- por lo que si las perdemos, no nos quedará otra que empezar de cero.

Cómo no quiero hacer ningún spoiler diré que en el apartado técnico es muy acertado, su estilo artístico y ambientación hacen que todo tenga un toque siniestro, dejando múltiples referencias. En cuanto a lo sonoro, encontramos temas acordes al título, que gozan de cierta tensión en los momentos críticos donde sonarán notas más graves. Los diálogos, nos harán recordar a los clásicos de Nintendo y es que la voz de los personajes estará en «animalés» -idioma inventado característico de Animal Crossing, en él los personajes parece que murmuran-. Además el título tiene 12 idiomas entre los que se encuentra el español de España. 

En conclusion, Inscryption se ha convertido en uno de mis juegos favoritos para este año, sin duda creo que será un candidato a indie del año. Un título con un genial apartado visual que combina estupendamente con su historia y su solido gameplay. Una propuesta que hará las delicias de los  seguidores del género y los que no lo son a partes iguales.

La manada al poder.

 


Este análisis ha sido realizado en PC mediante una copia cedida por Cosmocover