En los años en los que la primera Playstation dominaba el mercado, nacieron muchas franquicias que se han perpetuado hasta hoy en día. Grandes producciones que viven en el recuerdo de todos los que vivimos aquella época y que supieron llegar a los usuarios de una forma u otra, pero este no fue el caso de Fear Effect. Constando de dos entregas en la primera consola de Sony, y siendo dos juegos con un potente apartado técnico, un apartado jugable adecuado, y un carisma fuera de toda duda, aunque fuera por la controversia que producía la orientación sexual de las protagonistas en aquellos años, consiguieron cierto rédito de la crítica Pero las ventas no acompañaron, y esto fue un lastre que la planeada y varias veces descartada tercera parte nunca consiguió soltar. Ahora, tantos años después, y gracias a que se han alineado los astros, es decir, el modesto estudio francés Sushee, Kickstarter, y la iniciativa SquareEnix Collective, se ha conseguido dar luz verde a la vuelta de la franquicia con Fear Effect Sedna, una suerte de spin-off o continuación lejana o indirecta de las entregas anteriores, con importantes cambios en la jugabilidad y diseño del juego, pero que ha sabido captar perfectamente el espíritu de las dos entregas anteriores y convencernos de que aunque de forma más modesta, Fear Effect está definitivamente de vuelta.

Según el argumento de Sedna, han pasado varios años desde la primera aventura de nuestro grupo de mercenarios, y recibimos un encargo de conseguir una estatuilla, algo en principio nada complicado, y que reunirá de nuevo al equipo: Hana, Rain, Glas y Deke, y a un nuevo personaje, Axel. Juntos tendrán que recorrer medio mundo mientras la historia se va complicando, con visitas casi obligadas a nuestros queridos Hong Kong y París, y a nuevas localizaciones como Groenlandia, donde la aventura tomará tintes sobrenaturales.

 

Y es que este Fear Effect Sedna es lo mismo pero diferente. Cambiamos las cámaras fijas por una vista isométrica que nos va a recordar poderosamente a Shadowrun Returns, pero dejémoslo en que es solo una inspiración, y centrémonos en lo que vamos a poder hacer con esta nueva vista. Ahora podremos ver a todo nuestro equipo, e iremos avanzando por entornos que invitaran a cierta exploración, aunque la historia y los niveles son lineales. Tendremos varias propuestas jugables al servicio del argumento, pasajes de sigilo, acción, y puzles y rompecabezas, todo mezclado magistralmente creando un desarrollo bastante variado y nada aburrido, uno de los puntos fuertes del juego. En el lado contrario tendremos la IA, amiga y enemiga. Cuando tengamos a más de un miembro de nuestro equipo, manejaremos a uno de ellos y la IA hará lo propio con los demás, aunque no podemos esperar nada bueno de esto, por lo que afortunadamente se ha incluido una pausa táctica, podremos pausar la acción y dar instrucciones a nuestro equipo para que cada uno realice una tarea como cubrirse, curarse, atacar, mantener la posición o cubrirnos. Y aunque esto solventa la IA amiga, nos da una gran ventaja sobre la limitada IA enemiga, que la mayoría de las veces dará lugar a que avanzar sea un paseo, porque además los botiquines para recuperar vida abundan.

Hay que destacar dos mecánicas más que vuelven de otras entregas: las habilidades especiales de cada miembro de nuestro equipo, y el efecto miedo. Nuestros personajes tendrán habilidades únicas que harán que debamos jugar planeando nuestra estrategia, que personaje controlar en cada momento y cuales usar para pelear o para resolver los diferentes puzles. Así mismo vuelve el efecto miedo que da título al juego, un efecto que se activa cuando nos queda poca vida, y que potencia nuestras habilidades de combate, el daño que causamos y nos permite usar algunas de nuestras habilidades especiales. Una gran ventaja, pero tendremos que jugar al límite para sacarle partido, sin riesgo no hay recompensa.

 

El apartado técnico del juego, con este cambio de sistema jugable, no luce tan impactante como el de las dos entregas anteriores en su día, pero no nos engañemos, es sólido y fluido, y los escenarios son ricos en detalles, aunque el modelado de los personajes, debido a la nueva jugabilidad, queda un poco pequeño a la vista, pero es el precio que hay que pagar para poder controlar y tener a la vista a todos nuestros personajes casi a la vez. La ambientación está muy bien conseguida también. Otro punto a destacar es el de los videos, bastantes abundantes y que ayudan a desarrollar la historia, con un tipo de arte muy parecido al de las entregas de 32bits, y unos rediseños de Hana y Rain que quitarán el hipo, si bien la animación se nota un poco falta de cuadros de animación para acabar de ser creíble y menos brusca, posiblemente por cuestión de presupuesto.

El apartado sonoro es más que correcto, con unos FX bien usados y una banda sonora puramente ambiental que acompaña la acción sin complicarse, haciéndose notar más en momentos de acción y volviendo a ser una simple comparsa en momentos de calma o sigilo.

 

Fear Effect Sedna es una buena vuelta al mercado teniendo en cuenta primero su presupuesto y valores de producción, comparables con los de un juego indie, y segundo, los años que han pasado entre Sedna y las dos entregas originales, que ya en su día no consiguieron ser un éxito de ventas y hace que muchos jugadores actuales no tengan idea de las aventuras de Hana y Rain, o de la controversia que estos títulos pudieron causar en si día y hoy en día no es tanta. Ha habido que cambiar la fórmula del juego, de cámaras fijas y fondos pre-renderizados a vista isométrica y pausa táctica. Pero se ha sabido mantener la esencia de la franquicia, el efecto miedo, las numerosas formas de morir, los videos para ir narrando la aventura, algunos lo suficientemente explícitos, y el carisma de los protagonistas que tienen un papel destacado en la aventura. Todo ello aderezado con unos puzles y rompecabezas que rallan a un nivel muy alto y una variedad de situaciones muy bien compensada. No hay mejor forma de volver a pesar de la falta de una IA más elaborada y menos básica que lastra la experiencia jugable sobre todo en el combate, donde acabaremos solucionando todo de la misma forma. Ha faltado un poco más, y quizá también subtítulos a más idiomas, pero hay que entender que esto viene de donde viene, y está muy lejos de ser una gran producción, quizá para la próxima…